Samsung Electronics informó este martes que registró una caída de 0.1% de su beneficio neto en el segundo trimestre con respecto al mismo periodo del año anterior, una baja atribuida a una ralentización de las ventas de teléfonos y de paneles de visualización.

El beneficio neto entre abril y junio fue de 11,04 billones de won (9.900 millones de dólares), una cifra ligeramente por debajo de los 11,05 billones de won registrados en el mismo periodo de 2017, indicó la compañía en un documento enviado al regulador.