Samsung Electronics prevé incrementar en casi un 30% su beneficio operativo en el tercer trimestre, a pesar de las perturbaciones en las cadenas de suministro a nivel mundial.

El mayor fabricante mundial de teléfonos inteligentes indicó que esperaba alcanzar beneficios operativos de 15.8 billones de wones, unos 13,300 millones de dólares, lo que supone un aumento del 27.9% interanual.

Samsung Electronics es la filial bandera del gigantesco grupo Samsung, el mayor con diferencia de los imperios que dominan los negocios en Corea del Sur, la duodécima economía mundial.

La facturación total del conglomerado equivale a una quinta parte del Producto Interior Bruto surcoreano.

Samsung Electronics estimó que el valor de las ventas entre julio y septiembre alcanzaría los 73 billones de wones (+9% interanual), un récord para cualquier trimestre, indicó una portavoz a la AFP.

Aunque el coronavirus ha perturbado la economía mundial y ha hundido a numerosos sectores, también ha provocado el resurgimiento de numerosas compañías tecnológicas.

El teletrabajo al que muchos han recurrido ha impulsado la venta de dispositivos equipados con chips Samsung, y también de electrodomésticos como televisores y lavadoras.

El gigante surcoreano tampoco parece haberse perjudicado excesivamente por las perturbaciones en las cadenas de suministros mundiales, que en algunas compañías han provocado escasez de productos y componentes clave y problemas en la distribución.

Según los analistas, la debilidad del won surcoreano ante el dólar estadounidense ha ensanchado los márgenes de beneficios del fabricante, especialmente en el negocio de teléfonos inteligentes.

El efecto de las divisas ha eclipsado los problemas causados por "las alteraciones en los envíos de teléfonos", indicó el grupo Hana Financial.

El beneficio operativo estimado se corresponde a las previsiones de los analistas, según Bloomberg News.

Tras el anuncio, las acciones de la empresa subían un tímido 0.2% en la apertura de la bolsa en Seúl.