El presidente ejecutivo de Saudi Aramco, Amin Nasser, dijo el jueves que la oferta pública inicial (OPI) de la petrolera estatal está planeada para el segundo semestre de este año, pero que el gobierno todavía no ha tomado una decisión sobre las bolsas en las que cotizará.

“La empresa está lista para empezar a cotizar en el 2018, cuando se tome la decisión del lugar”, mencionó Nasser a periodistas en las oficinas centrales de Aramco.

“Queremos ver si cotizará en otro mercado”, explicó el ejecutivo.

Las autoridades buscan vender hasta 5% de la mayor productora mundial de crudo en la bolsa saudí, y en más mercados internacionales.

“Hay una comisión que está revisando el tema y en el momento que se tome la decisión, la empresa estará lista”, agregó Nasser.

La OPI es pieza central de Visión 2030, un ambicioso plan de reforma que busca reducir la dependencia del reino del petróleo. El plan es promovido por el príncipe heredero, Mohamed bin Salman.

Nasser dijo que el plan sigue siendo hacer la OPI, considerando a la empresa como un todo en lugar de crear una subsidiaria para ese propósito.

transformación

A principio de año Arabia Saudita decidió cambiar el estatus de Saudi Aramco, transformandola en una empresa de capital conjunto, una medida clave de cara a la OPI. La modificación, que se publicó en el boletín oficial, es un requisito para las empresas locales antes de empezar a cotizar en bolsa, explicó una fuente de Saudi Aramco.

“Como medida normal en el proceso preparatorio para una salida a bolsa en Arabia Saudita, Saudi Aramco se ha convertido en una empresa de capital conjunto”, ha indicado la fuente. Además, ha añadido que, de este modo, “se establece el marco de trabajo para permitirle a futuros inversionistas mantener acciones en la empresa junto con su socio, el gobierno”.