La calificadora estadounidense Standard & Poor’s (S&P) ratificó la nota crediticia global “BBB+” de Televisa así como la de escala nacional “mxAAA”, a pesar de un entorno caracterizado por un desempeño económico lento y una intensa competencia en los sectores de telecomunicaciones y contenidos en donde se desempeña la empresa.

S&P destacó que la perspectiva de Televisa se mantenía estable, pues existe la confianza de que seguirá registrando un “incremento de ingresos satisfactorio” así como una fuerte contribución de su flujo operativo (EBITDA) en los próximos 12 a 18 meses.

Esta decisión de S&P es la primera que ocurre bajo el mandato de Alfonso de Angoitia y Bernardo Gómez, copresidentes ejecutivos del grupo, quienes iniciaron su gestión a partir del primer día del 2018.

La perspectiva de la calificadora es estable, ya que S&P considera que Grupo Televisa podrá mantener su posición como líder en el segmento de TV abierta así como el segundo operador de telecomunicaciones fijas más grandes del país.

Transformación

La empresa atraviesa por una profunda transformación en su modelo de ventas de publicidad, el cual busca aprovechar un crecimiento en el rating de la franja prime time del Canal 2, el cual alcanzó durante el año pasado 15 por ciento. La apuesta de la empresa de servicios financieros es que este 2018 se estabilizará este segmento.

Por el lado de las telecomunicaciones, S&P le pronostica crecimiento, a pesar de reconocer la intensa competencia en el sector.

Las cableras de Grupo Televisa así como Sky cuentan con poco más de 10.4 millones de accesos de video, voz y datos así como 7.9 millones de suscriptores de TV satelital, equivalentes a 16.3% de las líneas telefónicas del país, 22% de los accesos a banda ancha fija y 61.9% de las suscripciones a TV de paga al tercer trimestre del 2017, según cifras oficiales del Instituto Federal de Telecomunicaciones.

S&P señala como algunos de los principales atributos de Televisa una dirección y gobernanza satisfactoria, la diversificación de la empresa (que ahora cuenta con 57% de sus ingresos provenientes de negocios de telecomunicaciones), liquidez excepcional así como márgenes de EBITDA superiores a 40% y una fuerte posición competitiva, entre otros.

Televisa presentará sus resultados financieros del segundo trimestre el 9 de julio.

Sus acciones han subido en los últimos cuatro meses cerca de 37%, reflejo de la perspectiva de un reporte positivo en ventas, como lo fue el del primer trimestre de 2018.

Bajo la nueva codirección, la compañía continuó con un proceso de reestructuración en su segmento de contenidos, mientras que iniciaron un proceso de análisis sobre sus activos no estratégicos. Este enfoque ha llevado a que la empresa comience a desprenderse de ciertas propiedades, como la participación de 19% que mantenía en el grupo español de medios Imagina, la cual tuvo un valor de 341 millones de dólares, así como 50% de las acciones de Televisa en la compañía coreana CJ Grand, entre otras.


valores@eleconomista.mx