La agencia de calificación crediticia S&P bajó este viernes la perspectiva de España de estable a negativa, argumentando que el país ha sido muy golpeado por la pandemia de Covid-19 y ha aprobado numerosas medidas presupuestarias que han disparado su déficit.

S&P mantiene, sin embargo, la nota de la deuda a largo plazo del país en A.

La agencia había subido la calificación de España de A- a A en septiembre del año pasado.