El índice S&P 500 subió y cerró con su mayor ganancia porcentual trimestral en más de dos décadas, gracias a que la mejoría de los datos económicos restauró la fe en que un rebote de la economía estadounidense respaldado por medidas de estímulo se acercaba.

Recuperandose de una caída  del 20% en el primer trimestre, el mayor declive trimestral desde la crisis financiera en el cuarto trimestre del 2008, el S&P 500 ganó más de 19.95% para asegurar su mejores tres meses desde 1998, en el punto álgido del auge tecnológico.

Las alzas han sido generadas por niveles inéditos de estímulos fiscales y monetarios y el alivio en las restricciones generadas para contener la pandemia de coronavirus.

Pero el S&P 500 aún acumula una baja del 4% en lo que va del año y las alzas de junio fueron de sólo 2% debido al brote de casos del virus que ha amenazado con retrasar reaperturas y descarrilar una tentativa recuperación.

En el semestre solo el NASDAQ terminó en terreno positivo con una ganancia de 12.06%, mientras que el Dow Jones cayó 9.55 por ciento.

Los avances fueron contenidos en el Dow Jones ante la presión por la caída del 5.75% en las acciones de Boeing, después de que la compañía cedió parte de la escalada del 14% del día previo y luego de que Norwegian Air canceló órdenes por 97 aeronaves y dijo que buscaría compensación.

El Promedio Industrial Dow Jones ganó 0.85%, a 25,812.88 unidades; el S&P 500 subió 1.54%, a 3,100.29 unidades; y el NASDAQ Compuesto sumó 1.87%, a 10,058.77 unidades. El avance de 17.78% del Dow Jones marcó su mejor desempeño trimestral desde el alza de 21.56% en el primer trimestre de 1987, mientras que la subida de 30.63% del NASDAQ en el período abril-junio fue la mayor de tres meses desde la escalada de 48.18% del cuarto trimestre de 1999.

Los 11 sectores del S&P 500 cerraron la sesión con ganancias, liderados por el aumento del 2.2% en energía.