El Gobierno federal, a través de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP), rechazó, otra vez, la petición de los tenedores de bonos del aeropuerto de Texcoco, e informó que no modificarán la oferta que emitieron el 11 de diciembre.

La nueva administración federal informó que cancelará la construcción del aeropuerto de Texcoco, edificación para la cual emitió 6,000 millones de dólares en bonos verdes en 2016 y 2017 entre más de 750 inversionistas internacionales.

El pasado miércoles, el grupo de tenedores ad hoc de bonos, representados por el despacho Hogan Lovells, informó que por tercera vez rechazaban la oferta del gobierno que buscaba comprar 1,800 millones de dólares de la deuda a un precio inferior al comercializado.

Ayer, la SHCP informó en un comunicado que no modificará las condiciones de la oferta anunciada el pasado 11 de diciembre, ya que “creemos que es una oferta equilibrada y comercial que vela por los intereses de los bonos, del fideicomiso del aeropuerto (Mexcat) y del público mexicano.

Aclaró que “en caso de que la oferta modificada no sea exitosa en los términos propuestos, el Mexcat y el gobierno reconsiderarán otras alternativas que permitan lograr los objetivos del gobierno”.

Y destacó que la incertidumbre o retraso que se pudieran generar no atenderían a los intereses de los tenedores de bonos ni del público mexicano.

La semana pasada, Héctor Grisi, director general de Santander en México, y Jaime Ruiz Sacristán, presidente de la Bolsa Mexicana de Valores, calificaron los comunicados de rechazo de ambas partes como normales en ese tipo de transacciones.

Grisi dijo que ese tipo de negociaciones son normales en el mercado, sin embargo, la del aeropuerto generó especial interés por ser pública, pero los emisores buscan pagar lo menos que se pueda, mientras que los tomadores del papel buscan que se les pague el mayor monto posible.

“Esto se podría terminar rápido si pagaran más a los bonistas”, comentó en tono de broma el directivo de Santander.

Jaime Ruiz Sacristán coincidió y estableció que existen reglas que se tienen que respetar, pero se espera que en la mayoría de los casos se llegue a una negociación viable para ambas partes.

En un texto de dos cuartillas, la SHCP explicó que las modificaciones anunciadas el 11 de diciembre se realizaron atendiendo a la retroalimentación recibida por una amplia variedad de participantes del mercado. “E incluye mejoras significativas en el interés de los tenedores”.

La oferta de recomprar 1,800 millones de dólares de los 6,000 millones de bonos emitidos representa reducir la deuda hasta por 30% de los bonos de Mexcat.

“La oferta también contempla la creación de cuentas de acumulación de principal, con las cuales se espera reducir el total de la deuda neta de Mexcat en al menos 1,000 millones de dólares adicionales los siguientes cinco años, lo que implica la reducción de la deuda neta de hasta 44%, lo que dejaría todavía una deuda de 3,240 millones de dólares, que se tendría que cubrir con en el pago de la Tarifa de Uso de Aeropuerto (TUA)”.

La Secretaría de Hacienda apuntó que la respuesta del mercado ha sido positiva respecto de sus términos, se atendieron las preocupaciones de los principales tenedores de bonos y sería un operación equilibrada y amigable para el mercado.

Sin embargo, destacó que estuvieron en contacto con asesores, sin referirse al despacho de abogados Hogan Lovells, que manifiesta ser representante de un grupo ad hoc de tenedores de bonos.

“Mismos que se han negado a revelar la identidad y porcentaje de tenencia de dicho grupo a pesar de habérseles solicitado en repetidas ocasiones”, detalló la dependencia.

Lovells, con sede en Nueva York, en un comunicado reconoció las mejoras en la propuesta del gobierno, pero existían problemas fundamentales, por lo que no podían respaldarla. El despacho representa por lo menos a 50% de una de las emisiones y dijo que el grupo ad hoc de bonistas representa a un gran equipo de inversionistas institucionales.

Los abogados se quejaron de que en ninguna de las ofertas los prestamistas fueron consultados sobre los términos de la negociación propuesta.

El despacho de abogados pidió un plazo mayor para analizar la propuesta del gobierno que vence el próximo 19 de diciembre, plazo que no ha sido modificado.

Hacienda acepta que bonos verdes perderán valor en el mercado

El gobierno federal aceptó el domingo, que habrá consecuencias por la cancelación del proyecto del Nuevo Aeropuerto Internacional de México (NAIM) en Texcoco.

Uno de los más significativos  es la calificación de los bonos verdes por 6,000 millones de dólares que adquirió para financiar el proyecto en Texcoco.

Reconoció a través de un extenso documento de 80 cuartillas que debido a que los bonos verdes ya no serían usados para un proyecto sustentable como se supone sería el NAIM, existe la posibilidad  que los papeles no cumplan ya con los criterios que los clasificaría como verdes y por consecuencia perderían parte de su valor, con lo que algunos  inversionistas institucionales perderían el interés pues están acostumbrados a invertir en activos verdes.

Otra consecuencia, indica la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP) sería precisamente para los tenedores, si se resisten a vender sus papeles bajo las condiciones acordadas el 11 de diciembre o si aceptan la venta después del 19 de diciembre.  En ese caso la autoridad podría reservarse el derecho a recomprar los bonos.

La SHCP dio a conocer por primera vez los términos en los que serían pagados los bonos verdes que adquirió la administración pasada.

La SHCP reafirma que su oferta para recomprar parte de la deuda contraída vence el 4 de enero a las 11:59 horas de la noche de Nueva York, mientras que las solicitudes de consentimiento expiran este próximo miércoles a las 5:00 de la tarde hora de Nueva York.

Indica que si los bonistas deciden aceptar la oferta antes de la fecha límite, los papeles podrían ser pagados a lo mucho un día hábil después de la aceptación del pago anticipado.

La SHCP señaló que el MEXCAT no prevé realizar modificaciones adicionales a los términos y condiciones de la oferta más allá de aquellas anunciadas el 11 de diciembre”, dijo la secretaría en un comunicado. (Diego Ayala)

[email protected]