Los recortes de producción petrolera de Rusia llegaron casi a los 300,000 barriles por día (bpd), dijo este viernes el ministro de Energía, Alexander Novak, en línea con su promesa de reducir el bombeo como parte de un pacto global.

La Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP), junto con Rusia y otras naciones ajenas al grupo, se comprometieron a reducir la producción global en 1.8 millones de bpd en el primer semestre de 2017 para disminuir el exceso de inventarios y respaldar los precios.

Novak dijo que, en promedio, la extracción de crudo rusa declinó en 254,000 bpd desde el 1 al 26 de abril comparado con el nivel de referencia de octubre.

"Habrá una disminución de 300,000 (bpd) a finales de mes", aseguró.

El ministro de Energía de Arabia Saudita, Khalid al-Falih, que se encuentra de gira por Azerbaiyán y Kazajistán, dos países ex soviéticos y ricos en fuentes energéticas, indicó este viernes que la contribución de Rusia al acuerdo de producción fue positiva en abril.

Falih se reunió el jueves con su homólogo azerí, Natig Aliyev, y ambos acordaron seguir respaldando el acuerdo firmado en diciembre, anunció el Ministerio de Energía saudí a través de su cuenta de Twitter.

Novak declinó hacer comentarios el viernes sobre si Rusia apoyará una eventual decisión de ampliar el pacto hasta la segunda mitad del año.

Las naciones involucradas en el acuerdo aprovecharán una reunión de la OPEP el 25 de mayo para discutir la posibilidad de ampliarlo por otros seis meses.

estrategias@eleconomista.mx