El riesgo país en México ha permanecido estable en las últimas semanas al mantenerse por debajo de los 250 puntos, pese a la fuerte volatilidad registrada en el tipo de cambio y la reducción en la perspectiva de la deuda soberana del gobierno federal.

El mercado mexicano actualmente está pagando una prima de riesgo de 222 puntos, que resulta de la diferencia entre las tasas de interés de los bonos gubernamentales de México a 10 años contra los mismos papeles del mismo plazo de Estados Unidos.

En el presente año, este indicador macroeconómico alcanzó su nivel máximo el pasado 10 de febrero al llegar a 305 puntos, debido a la fuerte caída que mostraba el precio internacional del petróleo, sobre todo la mezcla mexicana que cotizaba por debajo de los 20 dólares por barril.

En la crisis económica-financiera de 2008-2009, el riesgo país marcó un nivel récord de 628 puntos, el cual se observó el 24 de octubre de 2008.

El analista de económico senior de CIBanco, James Salazar comentó que la estabilidad del riesgo país de México, se derivó básicamente de la política de alza de tasas de interés que ha emprendido el Banco de México (Banxico) en todo este año.

En ese sentido, el especialista explicó que el aumento en la tasa de interés de referencia de Banxico, vino a compensar el pago de la prima de riesgo que exigieron los inversionistas extranjeros para dejar sus recursos monetarios en el mercado mexicano.

Si no hubiera existido el alza de las tasas de interés domésticas, probablemente se tendría que compensar mediante el incremento del indicador riesgo país , explicó James Salazar.

Factores positivos

El experto mencionó que existieron factores positivos que permitieron ser al mercado mexicano confiable para los inversionistas foráneos, como los resultados de la Ronda Energética sobre todo la 1.4 y la política de alza de tasas de interés del banco central.

Por su parte, el analista del mercado de cambios de MetAnálisis, Mario Copca dijo que la relativa tranquilidad observada en el riesgo país de México es resultado de la confianza que aún tienen los inversionistas foráneos sobre los papeles del gobierno federal.

Mencionó que la política de incremento de tasas de interés de Banxico, ha seguido los movimientos de alza de réditos de la Reserva Federal.

ricardo.zamudio@eleconomista.mx