El riesgo país de México, medido a través de los Credit Default Swaps (CDS) a 5 años, comienza a estabilizarse, pues del 30 de junio a la fecha ha bajado 21.67 puntos base, de 154.85 puntos base a 133.18 puntos base, según datos de Refinitiv.

Cabe recordar que, en el segundo trimestre del año, este indicador se ubicó en promedio en 211.7540 puntos base, y llegó a tocar su máximo histórico el 27 de abril a 309.16 puntos base.

Los CDS son un seguro contra el riesgo de que el emisor no pague su deuda, en este caso, la del gobierno mexicano a cinco años.

“Se había presionado por las preocupaciones en torno a la pandemia del Covid-19, y sobre todo en la época más fuerte del pico a nivel mundial en marzo, donde incluso vimos una salida de capitales de prácticamente todas las economías emergentes y eso provocaba que aumentara la prima de riesgo”, explicó James Salazar, subdirector de Análisis Económico de CIBanco.

Este indicador es importante que esté en niveles bajo porque ayuda a que al buscar financiamiento el país, y las empresas en este, no se pague un interés tan alto por el riesgo que pueda representar invertir en dicha región, aclaró el especialista.

El aumento en la prima de riesgo en mercados emergentes por la pandemia se reflejó en los CDS a cinco años de Brasil, Rusia, Sudáfrica, Chile, Indonesia, India, Turquía y Colombia; en el segundo trimestre del año esta variable se incrementó en alrededor de 89 puntos base respecto a su promedio para el periodo comprendido entre abril y junio.

James Salazar destacó que la percepción de riesgo global también se ha estabilizado ante la reapertura de economías, el repunte en el precio del petróleo tras su desplome en abril por la baja en la demanda y los estímulos monetarios implementados por los bancos centrales y los fiscales que han realizado diversos gobiernos en el mundo.

“Conforme se ha reducido, aunque no ha desaparecido, pero pareciera que los peores temores de la situación de la pandemia ya han pasado, esto genera que regrese un poco la confianza, lo hemos visto también en el mercado cambiario, en el peso, y por eso es que estamos viendo que medidas del riesgo país, en este caso el del CDS, comience a bajar”, refirió James Salazar.

Refirió que lo anterior aunado a los estímulos que ha dado el Banco de México y la Reserva Federal complementan y apoyan esta idea.

El factor Covid-19 puede notarse también en que previo a la escalada en la pandemia, el riesgo país de México incluso había tocado su menor nivel en cinco años el 21 de febrero en 71.36 puntos base. De acuerdo con CIBanco, esta variable es considerada por los inversionistas en la asignación de sus portafolios de inversión, pues se prefieren aquellos países donde dicha variable sea menor.

Nivel intermedio

México tiene un nivel intermedio respecto a países comparables, pues está por debajo de Argentina, que se ubica en 13,290.16 puntos base (pb), Sudáfrica con 309.64 puntos base y Brasil con 213.36 pb, no obstante, es superior al de Colombia (121.75 pb), Indonesia (110.07 pb), Rusia (99.50 pb), India (75.69) y Chile (67.58 pb), según cifras de Refinitiv.

“Lo que hemos visto a través del CDS son dos cosas: el riesgo global ha disminuido a partir más o menos de ese periodo, y también la mayoría de CDS de economías emergentes que habían estado castigado comenzaron a mostrar la misma tendencia”, expresó previamente Carlos Hernández, analista senior en Masari Casa de Bolsa, quien coincidió que el alza en la cotización del petróleo ha beneficiado a este indicador.

Hernández ha destacado que el riesgo país se integra en las valuaciones de los instrumentos financieros, tanto de renta fija como variable, por lo que cuando este disminuye, las valuaciones se vuelven más atractivas, “y también se toma como perspectiva hacia los instrumentos de deuda y tipo de cambio, en cuanto a diferencial de tasas”, dijo.

Vacuna ayudaría

El riesgo país de México todavía está lejos de su nivel de inicio de año en 78.45 puntos base, sin embargo, tiene espacio para continuar disminuyendo lo que resta del año, aunque depende principalmente de los avances que haya  sobre la pandemia.

“Es factible, lo que necesitaríamos es que se mitigue casi por completo el tema de la pandemia, esto podría ocurrir con una vacuna, que aunque no se comercialice, esté en etapa de producción, podríamos volver a niveles como en ese entonces, porque al momento de que haya una vacuna se reduce el riesgo de rebrotes y los temores principales que hay que están en orden de las afectaciones económicas”,  y señaló que bajo estas condiciones podría llegar otra vez al nivel que tenía al finalizar el año pasado.

claudia.tejeda@eleconomista.mx