El rey de Arabia Saudita, el mayor exportador mundial de crudo, se reunió con el presidente de Venezuela el domingo en Riad y discutieron diferentes maneras de estabilizar los precios globales del petróleo.

El rey Salman y el presidente Nicolás Maduro revisaron áreas de cooperación bilateral y los más recientes acontecimientos, incluida la cooperación para la estabilidad de los mercados de petróleo.

Maduro dijo el sábado que los productores de la Organización de Países Exportadores de Petróleo y otros que no la integran estaban muy cerca de alcanzar un acuerdo sobre límites al bombeo de petróleo, según reportó Azertag, la agencia de noticias estatal de Azerbaiyán.

La OPEP acordó el 28 de septiembre en Argelia reducir la producción de crudo a un rango de 32.5-33 millones de barriles por día, en el que sería su primer recorte de la producción desde el 2008.

Reunión de ministros de energía

En tanto, el ministro de Energía de Arabia Saudita, Khalid al Falih, dijo el domingo que invitó a su homólogo ruso, Alexander Novak, a una reunión de funcionarios del sector del Golfo Pérsico en Riad, como parte de los esfuerzos para cooperar con los productores externos a la OPEP para estabilizar el mercado del crudo.

Rusia es uno de los mayores productores de petróleo del mundo (...) y es una de las partes influyentes en la estabilidad del mercado del crudo , dijo Falih en la sesión inaugural del Consejo de Cooperación del Golfo.

Falih dijo que Novak recibió la invitación con beneplácito, en un claro indicio del deseo sincero de continuar con la cooperación y coordinación con los países productores y exportadores de petróleo para llevar más estabilidad al mercado .

Novak había dicho el viernes que llevaría algunas propuestas a la reunión en Riad.

El mes pasado en Argel, la OPEP acordó modestos recortes al bombeo de crudo. La meta es reducir la producción a un rango de entre 32,5 a 33 millones de barriles por día (bpd).

La reunión del mes pasado en Argelia fue exitosa al presentar una senda de cooperación entre los países productores y consumidores de petróleo e incluyó importantes conversaciones entre expertos de países de la OPEP y fuera del grupo sobre los mercados petroleros , dijo Falih.

Falih explicó que el ambiente de bajos precios llevó a una caída de las inversiones que podría provocar una escasez de suministros en el futuro y tener un efecto negativo sobre la economía global.

valores@eleconomista.com.mx