Los inversionistas a nivel mundial interpretaron los comentarios de Janet Yellen, presidenta de la Reserva Federal de Estados Unidos (Fed), como que hay una alta probabilidad de que el incremento en su tasa de referencia se dé hasta mediados del 2015, razón por la cual los mercados a nivel mundial cerraron con ganancias, entre ellos la Bolsa Mexicana de Valores (BMV), que tuvo su mejor ganancia no vista desde el pasado 11 de agosto del 2011.

Esta noticia dividió las opiniones de analistas, ya que mientras unos consideraron que será el inicio de un regreso al alza del mercado, otros afirmaron que no hay un panorama claro de lo que podría ocurrir en los siguientes días, por lo que los riesgos siguen latentes.

Carlos Ponce, director de Análisis y Estrategia Bursátil del Grupo Financiero Ve por Más (Bx+), consideró que el comportamiento favorable del Índice de Precios y Cotizaciones (IPC) podría sugerir el regreso de un movimiento al alza en el mercado, luego de que la caída en los precios del petróleo, la devaluación de la moneda, así como la crisis de violencia e inseguridad llevaron al indicador a una corrección nominal cercana a 15% desde sus máximos de septiembre pasado.

Recordó que la recuperación se relaciona con la percepción de que la Reserva Federal tardará más en iniciar su alza en las tasas de interés, que los precios del petróleo están tocando fondo y que la recuperación de Estados Unidos ayudará a México durante el próximo año.

Explicó que los mercados accionarios en Estados Unidos, ampliaron sus ganancias en la primera sesión post-Fed, lo que significó que el desempeño de los mercados fue impulsado, de nueva cuenta por el discurso del banco central estadounidense, que mantuvo una postura acomodaticia respecto de un posible incremento en tasas de interés.

Carlos Ugalde, subdirector de Signum Research, comentó que los riesgos para el mercado bursátil se mantienen latentes, ya que todavía no se alcanza un piso para el precio del petróleo y persisten problemas en Rusia, por lo que ambos factores pueden provocar volatilidad en los siguientes días.

Consideró que la tendencia de los dos últimos días en el IPC no necesariamente será sostenible, y no creemos que a partir de este momento todo será recuperación y se logren niveles de 45,000 puntos .

Destacó que otra mala noticia por parte de Europa o China, así como nuevas caídas en el precio del precio del barril de petróleo, podrían hacer retroceder a la BMV.

La ganancia de de la Bolsa mexicana, enfatizó, fue sólo por una noticia positiva.

El anuncio de la Fed de no tener prisa por aumentar las tasas de interés animó a los mercados, lo que significó que en las dos últimas sesiones el mercado bursátil reaccionaria al alza.

Comentó que en Signum Research consideran que en los próximos días la Bolsa tendrá un reajuste a la baja cuando haya una noticia mala, pues no ha pasado el riesgo y las dos ganancias obtenidas no son un punto de inflexión para que la Bolsa regrese a los niveles de los 44,000 o 45,000 puntos.

Este jueves, la BMV registró su ganancia más grande en lo que va del año, al registrar un alza de 3.59%, donde su principal indicador, el Índice de Precios y Cotizaciones (IPC), llegó a los 42,475.67 puntos, ganando así 1,471.23 puntos.

Fue el pasado 11 de agosto del 2011 cuando el mercado bursátil nacional registró su ganancia más fuerte. En ese entonces ganó 4.26%, y el IPC llegó a los 33,590.33 puntos.

Gabriela Siller, directora de Análisis Económico-Financiero de Banco Base, dijo que la reacción del mercado en Estados Unidos obedeció a que los inversionistas interpretaron los comentarios de Yellen como que las tasas subirán hasta mediados del próximo año, ya que la inflación parece estar bajo control y eso calmó los ánimos de la jefa del banco central de aquella nación.

valores@eleconomista.mx