Las existencias de crudo en Estados Unidos cayeron en 81,000 barriles la semana pasada debido a una mayor utilización en las refinerías, aunque se ubicaron por encima de lo esperado, dijo el martes el Instituto Americano del Petróleo (API por su sigla en inglés).

Los analistas previeron un descenso en las reservas de crudo en la semana al 17 de junio de 1.4 millones de barriles, según un sondeo de Reuters.

Los inventarios en Cushing, Oklahoma, el punto de entrega de los contratos estadounidenses, subieron en 857,000 barriles en la semana, informó el API, un grupo privado de la industria.

En tanto, las importaciones de crudo aumentaron 94,000 barriles por día, a 9.27 millones de bpd.

Las existencias de gasolina descendieron 1.5 millones de barriles, frente a las estimaciones de los analistas de un incremento de 1 millón de barriles.

La utilización de refinerías creció en 2 puntos porcentuales, a 86.5% de la capacidad. Los expertos esperaban un incremento de 0.5 puntos porcentuales.

Las reservas de destilados cayeron 541,000 barriles en la semana, frente a un esperado aumento de 600,000 barriles.

Los futuros de petróleo para entrega en agosto en Estados Unidos pasaron a terreno negativo tras el informe de API y caían 4 centavos, a 93.59 dólares.