Aunque los bonos emitidos para financiar el proyecto del Nuevo Aeropuerto Internacional de México (NAIM) son respaldados por la Tarifa de Uso de Aeropuerto (TUA), lo cierto es que ya no es el mismo proyecto y las autoridades quieren respaldarlo por otro que aún no se ha definido y no está confirmado, mencionó Carlos González, director de Análisis y Estrategia Bursátil en Monex.

Mencionó que los inversionistas fueron atraídos con un proyecto en particular por lo que no necesariamente estarían interesados en invertir en otro distinto y que, además, aún no se tiene definido.

“Quizá a los inversionistas no les interese invertir en otros proyectos futuros”, expuso.

En septiembre de 2017, el Grupo Aeroportuario de la Ciudad de México creó un fideicomiso para la construcción del NAIM a través de la colocación de bonos verdes en distintos formas: el primero por un monto de 1,000 millones de dólares a una tasa fija de 4.372% a 10 años.

El segundo por la misma cantidad a una tasa fija de 5.50% a 30 años, la tercera emisión también correspondió a 1,000 millones, pero a una tasa de 3.875%, y la última por 3,000 millones de dólares, a una tasa de 5.50%, misma que vence en julio del 2047 y que estaban respaldados por la TUA del actual aeropuerto y por el de Texcoco.

Precisó que el tiempo es un factor importante ya que, por un lado, se pide a los inversionistas adaptarse a ese cambio y, por otro, dar velocidad al nuevo proyecto para dar certeza a los inversionistas.

“Formalmente el proyecto no se ha cancelado ya que de hacerlo, el bono se declara en default y entonces se irían a las cortes internacionales y podrían exigir el pago de forma inmediata al gobierno y eso implica un mayor costo”, expresó.

En este sentido, el directivo en Monex, dijo que el gobierno debe llegar a un acuerdo con las partes que intervienen en el proyecto, como los tenedores de bonos y títulos del Fibra E, así como los proveedores.

[email protected]