Los precios del petróleo alinearon la tercera sesión consecutiva en alza en Nueva York y en Londres, estimulados por el repliegue de las reservas de gasolina en Estados Unidos, particularmente seguidas en temporada estival.

En el New York Mercantile Exchange (Nymex), el barril de West Texas Intermediate (WTI) para entrega en julio terminó en 77.67 dólares, en aumento de 73 centavos en relación al martes.

En sesión alcanzó 78.13 dólares, su nivel más alto desde el 10 de mayo.

En el IntercontinentalExchange de Londres, el barril de Brent del mar del Norte para entrega en agosto, nuevo contrato de referencia, ganó 1.14 dólares a 78.14 dólares.

En baja al comienzo de la sesión, los precios se orientaron al alza poco después de la difusión de los datos semanales de reservas del departamento de Energía estadounidense.

El informe del DoE mostró un sorpresivo incremento de los stocks de crudo la semana pasada (1.7 millones de barriles), cuando los analistas esperaban en promedo un descenso de 1.3 millones de barriles.

Pero esta alza del crudo fue relegada a segundo plano por un descenso de las reservas de gasolina (600,000 barriles), cuando el mercado esperaba que se mantuvieran estables.

"Eso hace subir los precios de los productos petroleros (entre ellos la gasolina, ndlr) e impulsa al crudo alza", observó Jason Schenker, de Prestige Economics. "Estamos en la temporada de viajes en automóvil, por esa razón este descenso hace subir los precios. Además, el ritmo de producción de las refinerías bajó, en consecuencia podrían surgir inquietudes sobre la oferta futura de productos petroleros".

Los stocks de gasolina son seguidos de cerca en la apertura de la temporada de largos viajes en automóvil en Estados Unidos, sinónimo de demanda sostenida. El pico de este período se alcanza tradicionalmente en torno al feriado nacional del 4 de julio.

RDS