Los inventarios de petróleo y de sus productos derivados crecieron la semana pasada en Estados Unidos, mostró este miércoles un informe de la gubernamental Administración de Información de Energía (EIA por su sigla en inglés).

Las existencias de crudo subieron 1.31 millones de barriles, a 361.25 millones, frente a una previsión de alza de 1.5 millones, según EIA.

Las importaciones de crudo aumentaron 1.25 millones de barriles por día, a 8.3 millones de bpd en la semana.

Los inventarios de destilados crecieron 6.78 millones de barriles, a 130.74 millones, con respecto al incremento de 2 millones que aguardaba el mercado, mientras que las reservas de gasolina subieron 7.41 millones, a 233.09 millones, frente al aumento de 2.3 millones estimados por analistas.

El aumento en las existencias de combustible se produjo pese a una disminución en las tasas de procesamiento en las refinerías del país. Las tasas de refinación cayeron en 1.3 puntos porcentuales, a 89.1% de la capacidad la semana pasada, dijo la EIA.

El crecimiento de los inventarios la semana pasada vino después del mayor descenso en las reservas de crudo en más de una década en la semana previa, cuando las existencias se redujeron en 11.1 millones de barriles.

El declive en las existencias de crudo a fines de año a menudo se debe a que las refinerías optimizan las cargas tributarias en sus inventarios y es común un crecimiento durante las primeras semanas del año.

Las reservas de crudo en el área de Cushing (Oklahoma), el punto de entrega de los contratos estadounidenses, siguieron en aumento, tocando un nuevo máximo de 50.08 millones de barriles la semana pasada, un alza de 332,000 barriles respecto a la semana previa.

Tanto el precio del petróleo estadounidense como el del Brent caían tras el reporte.

ros