En la primera mitad de diciembre, el mercado de capitales muestra pérdidas generalizadas a nivel global; la Bolsa Mexicana de Valores (BMV) acumula una caída de 1.18%, consecuencia de una mayor aversión al riesgo por parte de los inversionistas ante el inminente aumento en tasas de interés en la Reserva Federal (Fed) de Estados Unidos.

No sólo los mercados emergentes muestran nerviosismo. En el periodo referido, el índice DAX de Alemania y el CAC 40 de Francia destacan por otorgar pérdidas de 8.19 y 6.92%, respectivamente, mientras que el Dow Jones cae 1.10 por ciento.

Aunque los mercados ya están descontando el aumento de las tasas de interés, habrá volatilidad en el corto plazo, todo depende de la reacción de los inversionistas ante el tono y el mensaje que pueda dar el organismo. El mundo tendrá que aprender a vivir en un entorno de normalidad en la política monetaria y sin estímulos, por ello estimamos que la BMV puede cerrar el año cerca de 43, 700 puntos , indicó Ignacio Cedillo, analista de Bursamétrica.

El especialista destacó que los mercados van a asimilar gradualmente las nuevas condiciones y ante un dólar fortalecido y crédito más caro, salir a colocar en Bolsa puede resultar atractivo para algunas empresas que buscan fondeo a menor costo.

Bajas importantes

Actualmente, al interior de la BMV, más de la mitad de las emisoras que integran la muestra del Índice de Precios y Cotizaciones (IPC) observa importantes bajas en el año.

Destacan ICA, con una pérdida de 69%; Genomma Lab, con una caída de 57.5%, y Cemex, con una baja de 40.6 por ciento.

A comienzos de noviembre, el IPC se encontraba por arriba de 45,000 puntos y el objetivo de cerrar el año en 47,000 unidades parecía alcanzable, pero la debilidad del peso, los precios del petróleo y de los metales, así como la inquietud sobre la reunión de la Fed, se combinaron con los datos macro más débiles en México, (los cuales) explican la contracción del mercado accionario , dijo Julio R. Zamora, de Accival.

Pese a la volatilidad del mercado hay emisoras que han generado rendimientos atractivos, como GAP y Gruma, con una ganancia de 70.4 y 53%, respectivamente, en el año. También destacan los avances en las acciones de Liverpool, Alsea, Lala y Walmex.

La volatilidad en la BMV podría extenderse hasta el primer trimestre del 2016, según Salvador Galindo, director de Inversiones de Sura. Una vez que quede claro que la economía mexicana seguirá recuperándose se espera que el mercado bursátil retome la tendencia estable y de crecimiento, aunque cualquier dato económico que se dé a conocer durante el primer trimestre del próximo año (crecimiento, inflación o empleo) y que cuestione si la alza en tasas fue un error o un acierto va a generar volatilidad.

Galindo, opinó que el alza en tasas será gradual y que en la BMV hay espacio para crecer. La sorpresa vendría de las emisoras que registraron pérdidas cambiarias este año, como fue el caso de América Móvil o Cemex, que podrían tener un repunte en el precio de sus acciones. Si el tipo de cambio se estabiliza en el 2016, esa pérdida pudiera convertirse en ganancia, con lo cual sus utilidades se verían atractivas en el mediano plazo , dijo el directivo. Por sectores, los beneficiados con el inicio en alza en las tasas de referencia son las empresas de consumo por su bajo nivel de apalancamiento y las estimaciones de crecimiento económico les beneficia.En contraparte, el sector que pudiera estar presionado es el de los fideicomisos de inversión y bienes raíces (fibras), ya que son vistos como una figura de deuda más que de acciones.

[email protected]