La temporada de reportes trimestrales en la Bolsa Mexicana de Valores para el periodo de octubre a diciembre del 2020 que está cerca de comenzar no resultará en grandes sorpresas, de acuerdo con analistas consultados.

"Los resultados para el cuarto trimestre de 2020 no deberían de ser muy distintos a lo que se observó en el segundo y tercer trimestre del año pasado, aunque con un ligero factor de recuperación ante la apertura de ciertas actividades, sobre todo en el ámbito industrial”, comentó en entrevista Jacobo Rodríguez, director de Análisis Financiero en Black Wallstreet Capital.

Luis Alvarado, analista de Capitales en Banco Base refirió que fue un cierre de año muy volátil, sobre todo en noviembre con ganancias marcadas en el precio de las acciones, por lo que considera que cualquier efecto ya ha sido descontado.

Para Rodríguez, los sectores con mayor afectación serán los de servicios como aeropuertos, restaurantes, departamentales y financiero. Mientras que, de manera contraria, los sectores que prevé con mejor desempeño estimado son consumo, principalmente aquellos que tienen operaciones en Estados Unidos, así como el sector minero que dice se beneficiará de la apreciación de los precios internacionales de los metales y minerales.

Desempeño diferenciado

“Habrá un desempeño diferenciado en las emisoras del IPC que corresponde a cómo está el contexto macroeconómico de México”, expresó Alvarado. Detalló que el sector exportador ha sido un catalizador de la recuperación económica, por lo que prevé mejores cifras en compañías con mayor exposición al mercado externo, como mineras, cuyos precios están fijados en mercados internacionales.

Luis Alvarado precisó que para sectores como bancos y restaurantes (Alsea) cuyos ingresos provienen del mercado interno tienen expectativas bajas de ingresos, “esto ya ha sido descontado, estas empresas siguen con descuento respecto al cierre del 2019, de niveles prepandemia. El mercado lo sabe, esta crisis económica fue predecible a partir de mayo, junio”.

Jacobo Rodríguez detalló que será una temporada que todavía tiene una base de comparación complicada por lo que las caídas en la utilidad neta deben ser de doble dígito. "También será importante conocer la evolución de la deuda de algunas emisoras que han tenido que recurrir a financiamiento para enfrentar la crisis", acotó.

Impacto en precio de acciones

Luis Alvarado no considera que haya un efecto fuerte en las acciones de las emisoras por la entrega de reportes, a excepción que superen los pronósticos. En cambio, si prevé impacto por las perspectivas que den las propias emisoras.

Recordó que en los primeros meses las compañías dan sus pronósticos para el cierre del año, en este caso, si tienen un buen reporte pero malas perspectivas, pueden esperarse pérdidas fuertes, en el precio de su acción.  “La reacción la podemos ver a partir de dos factores, uno los prónosticos de las empresas, y dos, si sorprenden en cuanto al consenso del mercado de cuánto ganó determinada empresa”, agregó.

claudia.tejeda@eleconomista.mx