Los rendimientos de los bonos del Tesoro estadounidenses cayeron el lunes, con el retorno a 10 años tocando su menor nivel desde noviembre del 2016, porque el temor a una escalada de la guerra comercial con China impulsó la compra de deuda para refugio por cuarta sesión consecutiva.

El gigante asiático permitió que el yuan traspasara la barrera de las 7 unidades por dólar por primera vez en más de una década, señal de que Pekín podría estar dispuesto a tolerar más debilidad de la moneda, lo que podría inflamar el conflicto comercial con EU.

Medios estatales chinos dijeron que las empresas locales detuvieron las compras agrícolas en EU, generando preocupación por represalias entre las dos economías más grandes del mundo. La semana pasada, el presidente Donald Trump, propuso imponer un arancel de 10% a bienes chinos por valor de 300,000 millones de dólares a partir del 1 de septiembre.

“Hay temor”, dijo Larry Milstein, jefe de Comercio con Deuda Gubernamental y de Agencias de R.W. Pressprich & Co. “¿Cuál es el camino para terminar con esto? No llegará pronto”.

La creciente tensión comercial estaría afectando al sector de servicios de EU. El Instituto de Gerencia y Abastecimiento informó que su índice de actividad no manufacturera bajó a 53.7 en julio, desde 55.1 el mes anterior.

Los inversionistas han estado saliendo de las acciones y de otros activos de riesgo.

El retorno del bono a 10 años cayo 12.7 puntos básicos, a 1.727 por ciento. El rendimiento del de dos años, que es sensible a las expectativas de tasas de interés de la Fed, bajó a 1.571%, un mínimo desde noviembre del 2017. Finalmente, cotizó con una pérdida de 14.7 puntos básicos, a 1.575 por ciento.

El diferencial entre las notas a tres meses y 10 años subió a 27 desde 19 puntos básicos. La inversión de la curva, que comenzó el 23 de mayo, es vista como un presagio de una recesión.