El diferencial entre los rendimientos a corto y largo plazo de la deuda del Tesoro estadounidense aumentó el miércoles, una señal de confianza de los inversionistas, a medida que se analizan todos los detalles de las amplias ramificaciones del inédito plan de compra de bonos por parte de la Reserva Federal.

El retorno del referencial a 10 años avanzó junto con los precios de las acciones ante el retorno de la demanda por activos de riesgo de los inversores. El diferencial entre la deuda a tres meses y 10 años avanzó casi 10 puntos básicos, a 90.5 puntos básicos.

La ampliación también fue atribuida a la baja en los rendimientos a tres meses por debajo de 0% en la sesión por primera vez desde el 2015, a un mínimo récord.

La fuerte demanda por deuda a corto plazo llevó al retorno a tres meses a operar en -0.056% y al de la nota a un mes a -0.048 por ciento.

Los rendimientos a plazo más cercano, que se mueven en línea con las expectativas sobre las tasas de interés de la Fed, han caído de forma dramática desde que el banco central estadounidense recortó el costo del crédito a cero este mes para combatir los efectos sobre la economía del coronavirus.

El retorno de los papeles referenciales a 10 años subió 5.4 puntos básicos, a 0.874%; el de las notas a 30 años ganó 8.1 puntos, a 1.458%, y el de la deuda a dos años cayó 4.2 puntos, a 0.334 por ciento.

El Tesoro vendió 41,000 millones de dólares en deuda a cinco años.

Instrumentos de deuda

El Banco de México informó la colocación de 63,926 millones de pesos en un intercambio de instrumentos de deuda del gobierno con el que busca mejorar el perfil de sus vencimientos.

Los participantes de la subasta entregaron bonos con vencimientos en junio del 2020, a cambio de Certificados de la Tesorería a plazos de 307, 335 y 363 días.