En enero las remesas que enviaron los mexicanos desde Estados Unidos a nuestro país sumaron 1,501.7 millones de dólares, lo que significó 7.2% más en comparación al 2011 y representó el alza número 16 consecutiva, según datos del Banco de México.

Sin embargo, el monto es menor si se compara con los dos meses previos cuando los flujos fueron un poco superiores a los 1,700 millones de dólares y de los que se tenían antes de la crisis por 1,800 millones de dólares. Bancomer destacó que en pesos tuvieron un crecimiento del doble.

Los buenos resultados, destacó, se deben a la recuperación del empleo de los migrantes mexicanos y por los efectos de la depreciación del peso frente al dólar.

Otra buena noticia para México es que las comisiones que tienen que pagar los paisanos para mandar remesas han ido bajando. Con información del Banco Mundial, se tiene que el costo promedio fue de 11.93 dólares, cuando hace un año era de 14.20 dólares.

Según el organismo, los bancos privados ofrecen el servicio más barato frente a las remesadoras. Pero no se ve así si se compara con el costo de envío de Estados Unidos a India con 9.17 dólares.

En el plano internacional destacan las transferencias desde Singapur a Bangladesh con 4.4 dólares por envío y el más caros los de Tanzania a Rwanda con 49.19 dólares. De Estados Unidos a Brasil y China las tarifas promedio son de 24.70 y 17.92 dólares, respectivamente.

leonor.flores@eleconomista.mx