La semana pasada fue la más activa en Europa en la emisión de deuda en euros. Empresas, bancos y gobiernos colocaron un monto mayor a los 79,000 millones de euros, lo que se tradujo en la semana con mayor volumen de la historia del mercado de deuda en euros.

Los emisores españoles colocaron 8,450 millones de euros, una cuantía significativa, pero que queda lejos de otros registros por la falta de emisiones sindicadas del Tesoro Público.

Por tres días consecutivos,  la semana pasada se emitieron más de 20,000 millones de euros, una cifra difícil de ver incluso para semanas enteras.

El año pasado, en la mitad de las semanas, no se superó el entorno de este tope, explicó Jesús Sáez, responsable de Mercado de Capitales para Sector Público y Financiero en España de Natixis.

La semana destacó por el protagonismo de bancos, que con 32,350 millones de euros superan incluso el volumen colocado por los estados y otros emisores públicos por 30,050 millones de euros.

Las entidades han acudido en masa al mercado, con operaciones como 1,500 millones de euros de BPCE (el mayor accionista de Natixis) o 1,500 millones de euros de Deutsche Bank. Algunas firmas incluso repitieron ante las extraordinarias condiciones observadas.

Este fue el caso de BBVA, que estrenó el calendario de emisiones español con 1,250 millones de euros en bonos senior no preferentes y volvió a emitir otros 1,000 millones de euros, en esta ocasión de deuda subordinada.

Santander, CaixaBank y Sabadell también protagonizaron emisiones con distintos perfiles y con éxito absoluto.