La política monetaria adoptada en los últimos años por el Banco Central Europeo (BCE) y las expectativas que genera la designación de Christine Lagarde como sucesora de Mario Draghi mantienen las presiones sobre el conjunto del sector financiero.

Los analistas de J.P. Morgan, una vez designado el futuro presidente del BCE, emitieron un informe en el que se mantienen cautos sobre el conjunto de la banca europea. Esta cautela incluye una rebaja adicional de 4% en sus estimaciones sobre el sector financiero.

La firma estadounidense revisó a la baja sus previsiones de utilidad por acción para todos los bancos europeos para el periodo 2019-2021, como consecuencia de la debilidad en las comisiones por la gestión de patrimonios y, sobre todo, como reflejo de las expectativas de un periodo más prolongado sin subidas de tasas de interés.

Las rebajas son unánimes también para la banca española, en una jornada en la que otra de las principales firmas estadounidenses de inversión, Morgan Stanley, revisó a la baja sus expectativas sobre el sector. La sesión incluyó otra rebaja en bloque sobre la banca española, de la mano esta vez de Jefferies.

En junio la situación se repitió con RBC y, de nuevo, con Morgan Stanley.

Las últimas novedades sobre el BCE y el mercado de deuda, junto a los ajustes de carteras propios del cambio de semestre, han situado a los bancos españoles en el punto de mira de las firmas internacionales de inversión.

Si el miércoles Jefferies revisó a la baja los seis bancos analizados,entre J.P. Morgan y Morgan Stanley fijaron 12 nuevos precios objetivo, y en los 12 casos las valoraciones fueron ajustadas a la baja.

Santander

Tanto J.P. Morgan como Morgan Stanley dejaron despejado el camino para que Santander roce o supere 20% de revalorización. Sus nuevas valoraciones se sitúan en 5 y 5.3 euros por acción, respectivamente.

BBVA

Las perspectivas de ambas firmas coinciden prácticamente a la hora de fijar la valoración de BBVA. Sus precios objetivo se quedan en 5.70 y 5.75 euros por acción, cerca de 14% por encima del cierre del miércoles.

CaixaBank

El banco se mantiene como una de las apuestas preferidas de Morgan Stanley, que ve vía libre para unas subidas de 29% hasta 3.3 euros por acción. J.P. Morgan fue más cauto, al fijar su valoración en 3 euros.

Bankia

Las nuevas perspectivas de Morgan Stanley y J.P. Morgan apenas dejan margen para la remontada en Bankia.

Los recortes adoptados limitan sus valoraciones, en los dos casos, a 2.25 euros por acción, sólo 6% por encima del cierre del miércoles.