Los bancos que cotizan en la Bolsa Mexicana de Valores (BMV) poco reaccionaron a las medidas anunciadas el miércoles por las autoridades financieras del país para reestructurar los créditos de los clientes que se han visto presionados por los efectos negativos de la crisis que ha causado la pandemia del Covid-19.

Ayer, las acciones de los bancos finalizaron con una cotización mixta. La pizarra de Banco Santander México se pintó de rojo, al ceder 0.78%, a 14.06 pesos. Los papeles de Inbursa cayeron  0.58%, a 15.49 pesos, luego de que había ganado más de 2% durante la jornada. Los papeles de Banco del Bajío retrocedieron 0.96%, a 15.45 pesos.

En terreno positivo cotizaron Banorte que cerró con un avance de 1.39%, a 74.36 pesos y Banregio que terminó con un alza de 2.24%, a 50.70 pesos, tras haber presentado presiones a la baja durante la sesión.

“Ahora hay poca reacción porque es una propuesta de la autoridad que la banca no la ha incorporado en sus planes, pero lo más importante es cómo logre cada institución manejar su cartera”, dijo Jorge Gordillo, director de Análisis Económico y Bursátil de CI Banco.

No obstante, subrayó que estos apoyos apuntan a reducir el índice de morosidad que se considera un riesgo para la banca en estos momentos de pandemia. Además, los bancos se están preparando, al generar reservas y estrategias para que la afectación sea lo menor posible.

“Quizá el efecto real lo podríamos ver hasta el primer trimestre del 2021”, dijo Gordillo. “Afortunadamente, los bancos más importantes están bien capitalizados”.

Recordó que el desempeño de la banca ha sido castigado en Bolsa en los últimos meses, como efecto de la incertidumbre y riesgos que implica la pandemia del Covid-19 para el sistema financiero.

Analistas de Monex Casa de Bolsa explicaron que esta medida es “neutral” para el sector bancario, ya que permite mayor flexibilidad en los pagos principalmente de créditos al consumo, hipotecarios y de empresas, lo que permitirá reducir el riesgo de un incremento a nivel de cartera vencida para las instituciones financieras en México.

judith.santiago@eleconomista.mx