Los reguladores británicos han lanzado una investigación para determinar si un grupo de fondos de inversión utilizó información privilegiada obtenida sin permiso del Banco de Inglaterra para operar en el mercado y ganar dinero.

Según ha confirmado el Banco de Inglaterra, tras una noticia publicada por "The Times", un proveedor tecnológico del organismo facilitó el sonido de las ruedas de prensa del gobernador Mark Carney a algunas firmas de trading, antes de que el conjunto de los inversores pudiera escucharlas.

Las ruedas de prensa, en las que Carney y su equipo dan indicaciones sobre tipos de interés y pueden mover la libra y los bonos, se celebran en una sala del Banco de Inglaterra y son transmitidas por video a través de la página web de esta institución y a través de las pantallas de Bloomberg. Por si acaso en algún momento falla esta señal de video, el organismo cuenta con un canal de audio de las declaraciones, pero no lo mantiene abierto al público. Por esta vía, las palabras de Carney llegan unos segundos antes, lo que puede dar una gran ventaja a los fondos de trading de alta velocidad, que tienen sistemas avanzados para comprar y vender activos en el mercado en milésimas de segundo.

De acuerdo a lo admitido por el Banco de Inglaterra, una empresa que gestiona ese canal de audio facilitó su transmisión a algunos de esos fondos durante las ruedas de prensa, sin autorización.

En un comunicado, el supervisor monetario y del sector financiero británico explica que "después de que ciertas preocupaciones fueran transmitidas al Banco de Ingletarra, se ha identificado que el canal de audio de ciertas conferencias de prensa —instalado sólo como una salvaguarda por si el video falla— ha sido mal utilizado por un proveedor durante este año para dar servicios a clientes externos. Este uso inaceptable del canal de audio se realizó sin conocimiento ni consentimiento del Banco, y está siendo investigado".

La Autoridad de Conducta Financiera (FCA), que se encarga de vigilar el correcto funcionamiento de los mercados en Reino Unido, está analizando si hubo información privilegiada y manipulación de precios por parte de esos inversores que recibieron el audio con antelación.

El Banco de Inglaterra afirma que ha "deshabilitado" el acceso del proveedor a las grabaciones de las ruedas de prensa. El nombre de la firma en cuestión no ha sido desvelado.

El caso salta a la luz cuando el mandato de Carney está punto de expirar. El regulador canadiense, que lleva desde 2013 al frente del Banco de Inglaterra, dejará el cargo al final de enero, coincidiendo con el Brexit. El Gobierno británico comunicará su sucesor en los próximos días, con Minouche Shafik (directora de la London School of Economics) como favorita a asumir el puesto.

"El Banco de Inglaterra opera con unos elevados estándares de seguridad en la información en torno a las decisiones de sus comités que pueden ser sensibles para el mercado. El asunto identificado está relacionado sólo con la transmisión de las conferencias de prensa que siguen esas decisiones", señala.