Desde el estallido de la crisis financiera, España e Italia se han relevado en varias ocasiones al frente del ranking de la deuda periférica “más segura”.

Dos años atrás, en el 2016, el país transalpino mantenía un diferencial favorable de deuda respecto a España. Al día de hoy no sólo se queda muy lejos de la prima de riesgo de España. También se aleja de la de Portugal.

La heterodoxa alianza de gobierno en Italia entre el Movimiento Cinco Estrellas, liderado por Luigi di Maio, y la Liga Norte, encabezada por Matteo Salvini, pone en guardia a los mercados financieros.

La alianza populista y euroescéptica ha agravado las alertas con las filtraciones de las medidas planteadas en las negociaciones para formar el Ejecutivo.

Entre estas medidas recogidas en un documento de 39 páginas, destacan iniciativas para desmantelar la reforma de las pensiones aprobada en el 2011 para retrasar la edad de jubilación, la exigencia de una renegociación de las aportaciones de Italia al presupuesto de la Unión Europea y la petición al Banco Central Europeo para que perdone una deuda de 250,000 millones de euros.

Los inversores temen un descontrol en las cuentas públicas en el segundo país de la eurozona con una mayor deuda, sólo por detrás de Grecia, con un endeudamiento superior a 130% del PIB.

Esta desconfianza se traduce en una desbandada de la deuda pública italiana.

Las ventas borran las tasas negativas de interés en sus bonos a dos años por primera vez desde mayo del 2017 y la rentabilidad exigida al bono italiano a 10 años supera la barrera de 2% por primera vez en dos meses después de sufrir la mayor oleada de ventas en una jornada desde julio del 2017.

El resultado es un drástico deterioro en su prima de riesgo.

Ayer alcanzó los 151 puntos básicos y ha llegado a rozar los 160 puntos, sus niveles más elevados desde comienzos de enero, y por encima de los niveles que alcanzó como respuesta al resultado de las elecciones celebradas en marzo.

No obstante, con el paso de las horas, la prima de riesgo se ha relajado y en estos momentos cae hasta los 147 puntos. Al inicio de la semana se limitaba a 130 puntos el diferencial que solicitaban los inversionistas.