El próximo 26 de julio Cementos Mexicanos (Cemex) reportará sus resultados financieros del segundo trimestre de este año.

Aunque se prevén presiones por los altos precios de la energía, el consenso de analistas proyecta avances en ventas y flujo operativo (EBITDA) en 3.6 y 4.4% en dólares, respectivamente, mientras que las utilidades serán negativas.

El analista de Banorte José Espitia destacó, en un documento, que la cementera mexicana se verá favorecida por la celebración de Semana Santa en marzo de este año y una posible recuperación de la demanda afectada por el crudo invierno en Europa registrada en el primer trimestre del 2018.

Analistas de GBM son optimistas sobre los resultados que entregue Cemex en su segundo reporte trimestral. Estiman ingresos por 3,914 millones de dólares, un avance de 9.4% respecto al mismo trimestre del año pasado.

Prevén que el EBITDA alcance 740 millones de dólares, lo que supondría un alza de 6.4% frente a los 696 millones de dólares generados en el segundo trimestre del 2018.

En donde prevén una caída es en las utilidades a 179 millones de dólares respecto a los 289 presentados en el primer trimestre del 2017, esto es 38.2% menos para GBM y 17.5% menos que lo previsto por el consenso.

Para el especialista de Banorte las ventas en dólares reflejarían un aumento de 5.1%; de 3.3% en utilidad de operación, y de 4.1% en EBITDA. La utilidad neta mayoritaria presentaría una caída de 20.9% en el periodo de comparación.

“Cemex continúa con los esfuerzos por mejorar la estrategia de precios y estimamos una mejora en los mismos en moneda local en la mayoría de las regiones y proyectamos un alza en el precio promedio consolidado en dólares. Los movimientos de tipo de cambio juegan un papel relevante”, expuso José Espitia.


judith.santiago@eleconomista.mx