El peso mexicano alcanzó un nuevo mínimo histórico al operar en mercados internacionales hasta en 19.75 pesos por dólar durante el día feriado del 16 de septiembre.

El peso resultó golpeado por la inesperada austeridad propuesta para el año entrante por el nuevo secretario de Hacienda, José Antonio Meade, y por las mayores preferencias que ha ganado el candidato republicano Donald Trump a la Presidencia de Estados Unidos, concuerdan analistas de Moody’s Analytics y Oxford Economics.

Estados Unidos celebrará el próximo martes 8 de noviembre sus elecciones presidenciales. Hillary Clinton, por los demócratras, y Donald Trup, por los republicanos, se enfrentarán en las urnas para decidir al nuevo Jefe de Estado del país norteamericano.

Una victoria de Donald Trump en las elecciones motivará una dramática depreciación del peso , estima Carlos de Sousa, economista para América Latina en Oxford Economics.

En este caso, hay 20% de probabilidad de que el dólar alcance una cotización mayor a los 20 pesos por unidad por unos pocos meses , estima De Sousa.

Pero no será una depreciación catastrófica , pues al asumir el poder, el candidato Trump se verá forzado a matizar sus propuestas de políticas ante la evidente necesidad de ser aprobadas por el Congreso, aclara.

El director de Moody’s Analytics para América Latina, Alfredo Coutiño, advierte que una moneda está más sujeta a ataques especulativos mientras más desequilibrada se encuentra su economía .

Desafortunadamente para el peso mexicano, su debilidad tiene raíz en el prolongado desequilibrio fiscal y la ampliación del déficit externo que han generado la expansión fiscal y monetaria de los últimos años , precisa Coutiño en un artículo para clientes titulado Le va como en feria al peso en un día feriado .

Ambos grupos consideran que el aumento de tasas de la Fed tendrá un efecto limitado en la depreciación del peso mexicano, pues será contrarrestada por el Banco de México.

Vulnerabilidad expuesta

El déficit fiscal mexicano está en el límite de lo razonable , según palabras de Agustín Carstens, gobernador del Banco de México, rozando 3% del Producto Interno Bruto (PIB).

Y el de cuenta corriente, en niveles no vistos desde 1995, según Marco Oviedo, economista en jefe para México de Barclays, también en 3 puntos del PIB.

Esto, en un contexto donde la oferta mundial de recursos se encarece, en un mercado astringente por la incertidumbre y donde los participantes buscan al dólar como el refugio más seguro.

En opinión de Coutiño, el peso está sufriendo una corrección adicional generada por el aumento en la vulnerabilidad de la economía.

La vulnerabilidad ha ocasionado un cambio en la percepción de los mercados ante la evidencia de los desequilibrios persistentes , dice Coutiño.

[email protected]