El presidente de la Asociación Mexicana de Instituciones Bursátiles (AMIB), Álvaro García Pimentel, dijo en la apertura de la segunda Convención Bursátil Digital AMIB 2021 que el mercado accionario mexicano es pequeño.

Reconoció que algunas de las razones que detienen el crecimiento del sector bursátil son, esquemas de contratación complejos y caros comparados con los principales mercados contra los que competimos, así como un régimen fiscal poco competitivo y complejo.

Lo anterior provoca que la vida económica de las empresas mexicanas transcurra en un ambiente de mayor riesgo, inhibiendo la posibilidad de tomar riesgos mayores y retos hacía delante, en lugar de proteger lo que ya han logrado.

“Las Casas de bolsa y fondos de inversión sufren los efectos de arbitrajes regulatorios importantes, sumando a esto la enorme competencia que enfrentamos en los costos de concentración de operación, de colocaciones nuevas de empresas principalmente contra las mismas entidades de Estados Unidos y Europa provocando que competidores del extranjero vengan por nuestras empresas, por nuestros inversionistas y recursos ya que la competencia hoy en día es global”, expresó el presidente de la AMIB.

Por esta razón García Pimentel, mencionó que es importante un diálogo entre el sector y las autoridades, para que a través de un esquema de regulación oportuna y eficiente se permita una sana competencia que favorezca al crecimiento económico.

Además, indicó que no sólo las empresas productivas del Estado, sino que también aquellos proveedores que vendan más de 100 millones de pesos al año al gobierno federal o a los gobiernos locales deban estar listadas en la Bolsa Mexicana de Valores (BMV).

Explicó que lo anterior es importante pues en otros mercados este sólo hecho de tener empresas del Estado públicamente cotizadas, ha contribuido sustancialmente al crecimiento y la transparencia en su operación.

Pues de esta manera se busca llegar al punto óptimo en que la carga de financiamiento de inversión en México disminuya sustancialmente para el estado y se recargue de una forma más eficiente y competitiva en el mercado de valores de México.

valeria.lopez@eleconomista.mx

kg