La subsidiaria de Aeroméxico, Aerovías de México, prepara la emisión de deuda por 400 millones de dólares en el mercado internacional, así lo confirmó la aerolínea mexicana en un comunicado enviado a la Bolsa Mexicana de Valores.

Estos recursos los usarán para refinanciar pasivos de corto plazo, cubrir la compra de nuevas aeronaves, reforzar su posición de efectivo y para otros fines corporativos. La emisión ofrecerá una tasa de interés de 6 a 7% y vencimiento de cinco a siete años.

Aeroméxico indicó en el comunicado que la colocación de bonos internacionales tiene una calificación nivel “BB-” con perspectiva negativa por parte de Standard & Poor’s, y “B2” asignada por Moody’s.

Las notas puestas por los calificadores crediticios indican que es una inversión con grado especulativo o con cierto nivel de riesgo. “La compañía está en medio de un plan para mejorar su estructura operativa y liquidez que respaldará su perfil crediticio en el futuro”, opina Sandra Beltrán, vicepresidenta analista senior de Moody’s.

Pero la calificación “B1” para Aeroméxico, agrega la especialista, refleja que hay situaciones que pueden retrasar la recuperación de su perfil financiero, incluso después del 2021.

La especialista considera que la deuda de la aerolínea es mucha y que el débil entorno económico en México, junto con la volatilidad en el tipo de cambio y el retraso que se prevé para que reciba nuevos aviones representan un riesgo crediticio alto.

Para S&P, la perspectiva negativa se basa en el hecho de que el desempeño operativo y financiero de Aeroméxico de los últimos 12 meses ha sido débil y su recuperación podría tardar, debido a la fuerte competencia de mercado, a la volatilidad en los precios del combustible y al tipo de cambio, así como al retraso en la entrega de nuevos aviones que remplazarán a los menos eficientes.

Tiene ventajas

Pero la aerolínea mexicana tiene ventajas, como es su posición en el mercado de América Latina y las alianzas estratégicas. También saldrá beneficiada, en el futuro, de la asociación entre Delta y Latam Airlines Group, el grupo de aerolíneas más grande de América del Sur.

Aeroméxico estima que su margen operativo rondará en 3.8% en el 2020, pero irá mejorando hasta estabilizarse a alrededor de 10% en el 2023.

Al 30 de septiembre del 2019, la compañía reportó 7,700 millones de pesos en efectivo y 15,400 millones de pesos en vencimientos de deuda a corto plazo.

“La emisión propuesta de pagarés globales por 400 millones de dólares con vencimiento en el 2025 reducirá el riesgo de refinanciamiento”, dice Sandra Beltrán.

Agrega que la aerolínea usará alrededor de 130 millones para cubrir los vencimientos de deuda bajo un programa local de papel comercial y otros 130 millones para modernizar su flota de corta distancia, el resto lo mantendrá como un amortiguador de liquidez.

Aeroméxico transportó a más de 20 millones de pasajeros en el 2018, y ofrece vuelos a 87 destinos (43 nacionales y 44 internacionales) en México, Estados Unidos, Europa, Centro y Sudamérica, Asia y Canadá. Actualmente, su flota es de 121 aviones y hasta septiembre pasado su participación alcanzó 25.1% en el tráfico local total y 16.8% del tráfico internacional total en México.

[email protected]