Arabia Saudita y Rusia no aumentarán significativamente los suministros de petróleo porque no cuentan con la capacidad ni la disposición para hacerlo, dijo el lunes un alto funcionario iraní, y añadió que los precios del barril probablemente seguirán subiendo.

El domingo, ministros y funcionarios de la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP), y naciones aliadas como Rusia, decidieron no elevar de inmediato la producción, en un desaire a los llamados del presidente estadounidense, Donald Trump, para que el grupo tome medidas con el objetivo de enfriar los precios en el mercado.

La decisión impulsó el lunes los precios del crudo hasta máximos de casi cuatro años de 81 dólares por barril.

En otro factor que sostenía al mercado, está previsto que Irán se vea obligado a disminuir sus exportaciones de petróleo tras la imposición de sanciones de Estados Unidos.

Irán es el tercer mayor productor de la OPEP.

El gobernador de Irán ante la OPEP, Hossein Kazempour Ardebili, dijo a Reuters que Arabia Saudita y Rusia no tenían la capacidad ni estaban dispuestos a elevar la producción de petróleo en el corto plazo.

“Ellos están haciendo muy poco y es demasiado tarde, por lo que los precios subirán”, declaró.

“Provocaron un aumento de los precios y van a hacer que se sigan incrementando”, añadió.

“No hay capacidad adicional. No pueden contar con la capacidad adicional que dicen tener”, expuso.

Arabia Saudita, el mayor productor de la OPEP, indica que puede sumar un volumen adicional de 1.5 millones de barriles por día al mercado, alrededor de 1.5% de la demanda mundial. Pero el ministro de Energía del reino, Khalid al Falih, afirmó el domingo que esa medida no era necesaria por el momento.

Dejó más dudas

La reunión del domingo pareció dejar sin resolver el desacuerdo surgido en junio entre Arabia Saudita e Irán sobre si los miembros de la OPEP podían bombear más crudo para compensar la caída de suministros entre algunos productores.

Bajo la presión de Trump, la OPEP y sus aliados acordaron en junio subir la producción, después de meses de bombeo por debajo de las cuotas por parte de países como Venezuela y Angola y ante la entrada en vigor de las sanciones contra Irán.

Arabia Saudita refirió que el acuerdo permitía a la OPEP y sus aliados producir más crudo para atender un eventual déficit. Irán no estuvo de acuerdo y Kazempour reiteró esa posición el lunes.