Los precios del petróleo tocaron este viernes un nuevo máximo de tres años, subiendo sobre los 85 dólares por barril debido a estimaciones de un déficit de suministros durante los próximos meses, debido a que los altos precios del gas y el carbón causaron un cambio hacia productos del crudo.

El crudo Brent ganaban 80 centavos, o un 0.95%, a 84.80 dólares por barril. Los precios del contrato a mes inmediato, que previamente tocaron su mayor nivel desde octubre de 2018 a 85.10 dólares, se encaminan a su sexta alza semanal consecutiva, con un avance de un 3 por ciento.

Los futuros del petróleo West Texas Intermediate (WTI) de Estados Unidos subían 73 centavos, o un 0.9%, a 82.04 dólares por barril. El contrato se dirige a marcar su octava apreciación semanal consecutiva, sumando un 3.3 por ciento.

La fortaleza de los mercados bursátiles a ambos lados del Atlántico, que suelen ser seguidos por los precios del petróleo, también brindaban un impulso.

Analistas señalaron una fuerte caída en las reservas de petróleo de la OCDE a su nivel más bajo desde 2015. La demanda, que disminuyó durante la pandemia de Covid-19, ha repuntado y ha recibido un impulso adicional de la industria, que está optando por combustóleo y diesel para generar energía ante los altos costos del gas y el carbón.

El hecho de que los mercados asiáticos estén contentos con precios más altos en máximos semanales, en lugar de esperar las caídas, es una fuerte señal de que la demanda de energía sigue siendo sólida", dijo en una nota el analista senior de OANDA, Jeffrey Halley.

La Agencia Internacional de Energía dijo el jueves que se espera que la crisis energética impulse la demanda de petróleo en 500,000 barriles por día.

Eso resultaría en un déficit de suministro de alrededor de 700,000 bpd a fines de este año, hasta que la Organización de Países Exportadores de Petróleo y sus aliados, grupo conocido como OPEP+, aumenten la oferta, como se planeó en enero.

Los inversores ignoraron un aumento mayor del esperado de los inventarios de petróleo de Estados Unidos, ante una disminución de la operación de refinerías.

Los inventarios de crudo aumentaron en 6.1 millones de barriles en la semana terminada el 8 de octubre, a 427 millones de barriles, lo que se compara con las expectativas de los analistas consultados en una encuesta de Reuters de un aumento de 702.000 barriles, dijo el jueves la AIE.