Los precios del crudo subieron el jueves más de 4%, debido al aumento de la violencia en Libia y una esperada alza de la demanda de crudo de China, gracias a que las medidas de alivio monetario del banco central ayudaron al mercado a recuperarse de una fuerte caída en la sesión previa.

Operadores y analistas dijeron que prevén una mayor volatilidad a la usual en los próximos días en la medida en que el mercado trata de tocar fondo tras una ola de ventas de siete meses que llevó a los precios casi a mínimos en seis años.

Sin embargo, muchos se mantenían pesimistas con respecto a que el mercado registre un avance sostenido, puesto que los enormes inventarios en EU, ahora en niveles récord, reactivaron preocupaciones sobre un exceso de oferta.

En el mercado físico del crudo, Arabia Saudita rebajó los precios de marzo para sus clientes asiáticos, a la vez que subió las tasas para sus compradores europeos y estadounidenses, enviando señales mixtas a los operadores de futuros.

Los futuros del crudo Brent cerraron con una ganancia de 4.5%, a 57.57 dólares por barril.

Los futuros del petróleo en Estados Unidos, también conocidos como West Texas Intermediate (WTI), 4.2%, a 50.48 dólares.

El miércoles, el Brent cayó casi 7% y el WTI 9%, después de que el gobierno de Estados Unidos anunció que los inventarios de crudo subieron 6.3 millones de barriles la semana pasada a máximos récord de más de 413 millones de barriles.

El aumento de los inventarios puso fin a una remontada de cuatro días que había hecho subir los precios del crudo casi 20%, luego de una caída en la cantidad de plataformas de perforación en Estados Unidos.

En la sesión del jueves, los futuros subieron durante la mañana, reaccionando a una ofensiva de hombres armados contra un pozo petrolero en Libia, aun cuando la producción no se vio afectada. Un ataque contra un buque cisterna frente a Nigeria y las medidas de alivio monetario de China que podrían fomentar la demanda de crudo también brindaron respaldo.

La remontada se aceleró hacia la tarde, después de que la firma de servicios petroleros Genscape reportó un aumento de 550,000 barriles en los inventarios de petróleo en Cushing, Oklahoma, punto de entrega de los contratos del crudo en Estados Unidos, en los cuatro días desde el 30 de enero. Operadores esperaban un alza de más de 1 millón de barriles.

Por su parte, la mezcla mexicana de exportación cerró en los 46.10 dólares por barril en las operaciones del jueves, lo que significó un alza de 2.67% frente a los 44.90 dólares del precio referencial de Pemex del miércoles.