El petróleo cayó el viernes a menos de 65 dólares el barril en su primera baja semanal desde finales de noviembre, borrando además su prima de riesgo tras un ataque de Washington que mató a un comandante iraní, ya que los inversores se enfocaron en el aumento de inventarios en Estados Unidos y otras señales de abundantes suministros.

Sin embargo, los mercados aún contemplaban los riesgos del conflicto a largo plazo, y los precios fueron brevemente respaldados el viernes por nuevas sanciones de Washington sobre Irán en represalia por su ataque con misiles sobre fuerzas estadounidenses en Irak esta semana.

Además, un barco de la Armada rusa "se acercó agresivamente" a un destructor estadounidense en el norte del Mar de Arabia el jueves, aseguró en un comunicado el viernes la Quinta Flota de la Marina estadounidense con base en Bahrein.

El crudo Brent cerró con una baja de 39 centavos o 0.6%, a 64.98 dólares el barril. El West Texas Intermediate bajó 52 centavos o 0.87%, a 59.04 dólares el barril.

En la semana, el Brent perdió un 5.3% y el WTI descendió un 6.4%, con ambos referenciales ahora cotizando por debajo de los niveles donde se ubicaban antes del ataque con drones que mató al general iraní Qassem Soleimani el 3 de enero.

Mientras, los inventarios de crudo en Estados Unidos aumentaron inesperadamente la semana pasada y los de gasolina subieron en su mayor nivel semanal en cuatro años, mostraron datos el miércoles de la Administración de Información de Energía.