Los precios del petróleo cerraron sin grandes cambios el martes, ya que la preocupación por la demanda debido a un nuevo aumento de casos de coronavirus eclipsó las previsiones del gobierno de Estados Unidos de una menor producción.

Los futuros del crudo Brent bajaron dos centavos a 43.08 dólares el barril, mientras que el petróleo en Estados Unidos perdió un centavo a 40.62 dólares el barril.

Al inicio de la sesión, el mercado se disparó debido a la mayor demanda prevista y a datos de empleo más alentadores, dijo Phil Flynn, analista principal del Price Futures Group en Chicago, pero el mercado cedió ganancias, ya que la atención volvió a centrarse en el aumento de los casos de coronavirus.

La Administración de Información Energética de Estados Unidos (EIA), pronosticó que la demanda mundial de petróleo se recuperaría para finales de 2021, prediciendo un consumo de 101.1 millones de barriles por día para el cuarto trimestre del próximo año.

"La demanda mundial de petróleo sigue recuperándose más rápidamente de lo que se había estimado anteriormente", dijo Linda Capuano, administradora de la EIA, que señaló que el consumo mundial de combustibles líquidos en el segundo trimestre se redujo en un promedio de 16.3 millones de barriles diarios en comparación con el año anterior.

Los precios del petróleo también aumentaron luego de que la encuesta de Aperturas de Empleo y Rotación Laboral (JOLTS) del Departamento de Trabajo de Estados Unidos, realizada en mayo, mostró la mayor ganancia mensual en contrataciones.

Aún así, 16 estados de Estados Unidos han reportado aumentos récord de nuevos casos de Covid-19 en los primeros cinco días de julio, según un recuento de Reuters. Florida está reintroduciendo algunos límites en las reaperturas económicas, mientras que California y Texas también reportaron altas tasas de infección.

Otras partes del mundo, como Australia, también se han visto afectadas por los rebrotes