Los precios del petróleo subieron más de un 4% el miércoles, ampliando las ganancias de la sesión anterior, ya que la mejora del apetito por el riesgo proporcionó apoyo a pesar de datos que mostraron un aumento inesperado de los inventarios de petróleo en Estados Unidos.

Los futuros del crudo Brent subieron 2.88 dólares, o un 4.2%, y cerraron en 72.23 dólares el barril. Los futuros del crudo estadounidense West Texas Intermediate (WTI) aumentaron 3.1 dólares, o un 4.6%, para situarse en 70.30 dólares el barril.

Los futuros se están recuperando después de caer alrededor de un 7% el lunes, tras el acuerdo de la Organización de Países Exportadores de Petróleo y sus aliados, conocidos conjuntamente como OPEP+, para aumentar la oferta en 400,000 barriles diarios desde agosto hasta diciembre.

La venta se vio exacerbada por el temor a que el aumento de los casos de la variante Delta del coronavirus en los principales mercados, como Estados Unidos, Gran Bretaña y Japón, afecte a la demanda.

"En general, el acuerdo de la OPEP ha cristalizado lo que el mercado debería esperar en cuanto al restablecimiento de la producción", dijo Andy Lipow, presidente de Lipow Oil Associates.

"Sin embargo, incluso según las cifras de la OPEP+, no es suficiente para frenar el descenso global de los inventarios mundiales de petróleo, y para mí, eso está dando apoyo al mercado".

Las subidas de precios del miércoles se producen a pesar de un aumento de las reservas de crudo en Estados Unidos por primera vez desde mayo.

Los inventarios de crudo aumentaron inesperadamente 2.1 millones de barriles la semana pasada a 439.7 millones de barriles, según datos de la Administración de Información Energética de Estados Unidos. Los analistas esperaban un descenso de 4.5 millones de barriles.

No obstante, los inventarios de gasolina y de destilados bajaron 121,000 barriles y 1.3 millones de barriles, respectivamente.

"La subida del crudo fue, obviamente, una sorpresa impulsada por el aumento de las importaciones y la caída de las exportaciones", dijo John Kilduff, socio de Again Capital en Nueva York. "Los únicos aspectos positivos del informe siguen siendo la fuerte demanda de gasolina y el repunte de los destilados".

kg