El petróleo se estabilizó el lunes, lastrado por las preocupaciones sobre el aumento de los casos de coronavirus a nivel mundial y por el plan de Libia para impulsar la producción, aunque el barril encontró cierto respaldo en las esperanzas de un paquete fiscal en Estados Unidos.

Analistas también se centraron en una reunión del grupo de productores OPEP+ el lunes. El ministro de Energía de Rusia, Alexander Novak, dijo que el grupo recomendó ceñirse plenamente a un acuerdo global para reducir la producción de petróleo.

Los futuros del crudo Brent cayeron 31 centavos a 42.62 dólares el barril. Los futuros del crudo West Texas Intermediate (WTI) de Estados Unidos perdieron 5 centavos a 40.83 dólares el barril.

Arabia Saudita, el miembro más grande de la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP), dijo que nadie debería dudar del compromiso del grupo de brindar apoyo a los precios, mientras que tres fuentes de países productores sostuvieron que un planeado aumento del bombeo a partir de enero podría revertirse si fuera necesario.

La OPEP+, un grupo que incluye a la OPEP y productores aliados, entre ellos Rusia, está frenando la producción de petróleo en 7.7 millones de barriles por día (bpd) y se espera que reduzca el bombeo en otros 2 millones de bpd en enero.

"Este grupo ha demostrado, especialmente en este año, que tiene la flexibilidad para adaptarse a circunstancias cambiantes cuando sea necesario. No eludiremos nuestras responsabilidades en este sentido", dijo el ministro de Energía de Arabia Saudita, el príncipe Abdulaziz bin Salman.

También afectó a los mercados el hecho de que Libia aumentó significativamente su producción tras la flexibilización de un bloqueo por parte de las fuerzas militares orientales en septiembre. Se espera que el campo petrolífero Abu Attifel de 70,000 bpd reanude su producción el 24 de octubre después de haber estado cerrado durante meses, dijeron dos ingenieros.

Mientras, los casos de coronavirus en todo el mundo superaron los 40 millones el lunes, según un recuento de Reuters. Muchos gobiernos europeos están endureciendo las medidas de confinamiento para frenar la propagación del virus, renovando las preocupaciones sobre la demanda de petróleo.

kg