El petróleo cerró el viernes sin dirección clara pero terminó ganando en la semana gracias a la tormenta Florence, la caída de stocks de Estados Unidos y la violencia en Libia.

En Londres el barril de Brent para noviembre cedió 9 centavos y quedó en 78.09 dólares.

En cambio, en Nueva York el barril de "light sweet crude" (WTI) para octubre subió a 40 centavos a 68.99 dólares.

En la semana el Brent ganó 1.82% y el WTI 1.63 por ciento.

El alza del Brent hizo "una pausa" este viernes, dijeron analistas del Commerzbank.

Ese freno coincidió con la atenuación de los temores por el huracán Florence que tocó el viernes la costa atlántica de Estados Unidos pero los riesgos son menores a los que se esperaba.

"El huracán no tendrá consecuencias para industria petrolera", dijo Kyle Cooper de IAF Advisors.

Los precios ya estaban sostenidos por la disminución de los stocks estadounidenses reportada el miércoles.

También impulsó el precio del barril, un ataque contra la petrolera estatal de Libia que dejó dos muertos el pasado lunes.

abr