Los precios del petróleo terminaron casi sin cambios el lunes, después de haber alcanzado máximos de más de dos años, ya que el aumento de la producción de crudo en Estados Unidos y el retraso del desconfinamiento por el Covid-19 en Gran Bretaña frenaron las expectativas de crecimiento de la demanda de combustible y la reducción de la oferta.

El mercado reaccionó negativamente a la previsión de la Administración de Información de Energía de Estados Unidos (EIA) de que la producción de petróleo de esquisto, que representa más de dos tercios del bombeo estadounidense, aumentaría en unos 38,000 barriles por día (bpd) en julio, hasta unos 7.8 millones de bpd.

"Empezamos con fuerza por las expectativas de que la situación de la demanda estaba cobrando impulso, ya que las vacunas Covid eran altas", dijo Phil Flynn, analista principal de Price Futures Group en Chicago. "Luego, el informe de la EIA redujo el impulso".

El Brent cerró con una subida de 17 centavos a 72.86 dólares el barril. Antes en la sesión alcanzó los 73.64 dólares el barril, su máximo desde abril de 2019.

El West Texas Intermediate (WTI) estadounidense bajó 3 centavos para cerrar en 70.88 dólares el barril, tras haber tocado antes los 71.78 dólares, su máximo desde octubre de 2018.

La Agencia Internacional de Energía dijo el viernes que esperaba que la demanda mundial vuelva a los niveles anteriores a la pandemia a finales de 2022, más rápidamente de lo que se había previsto.

La AIE instó a la Organización de Países Exportadores de Petróleo y a sus aliados, grupo conocido como OPEP+, a aumentar la producción para satisfacer la demanda.

La OPEP+ ha estado restringiendo la producción para apoyar los precios después de que la pandemia presionó la demanda en 2020, manteniendo un fuerte cumplimiento de los objetivos acordados en mayo.

El tráfico de vehículos de motor está volviendo a los niveles anteriores a la pandemia en Norteamérica y gran parte de Europa, y hay más aviones en el aire a medida que se van suavizando los confinamientos y otras restricciones.

Sin embargo, a última hora del lunes, Gran Bretaña retrasó en un mes los planes para levantar la mayoría de las restricciones por el Covid-19, debido a la rápida propagación de la variante Delta, más infecciosa.

kg