Los precios del petróleo terminaron en orden disperso este jueves, en un mercado dividido sobre el impacto de la llegada al poder de Joe Biden en Estados Unidos.

Un día antes de que se publique la cifra de reservas comerciales de crudo en Estados Unidos correspondientes a la semana pasada, el barril de Brent del mar del Norte para entrega en marzo concluyó estable en 56.10 dólares (+0.03 por ciento).

El barril de WTI, cuyo contrato a marzo comenzó a ser este jueves la referencia del mercado, perdió de su lado 0.33% en Nueva York hasta los 53.31 dólares.

Los precios del petróleo parecen atrapados entre dos fuerzas opuestas" tras la llegada de Biden a la Casa Blanca, estimó Jeffrey Halley, de Oanda.

Por un lado las medidas "restrictivas" para la industria petrolera, como el retorno al acuerdo climático de París, el foco en las energías renovables o la suspensión del controvertido proyecto de oleoducto Keystone XL entre Canadá y Estados Unidos aplastan los precios; por otro, una propuesta de ayuda económica directa es "percibida como positiva para el crecimiento y por lo tanto para el consumo de petróleo", explicó el analista.

Este proyecto de ayudas de 1.9 billones de dólares podría llevar a un alza de la demanda de 350,000 barriles diarios, según los analistas de Rystad. Pero esa idea aún debe cobrar forma y ser aprobada por el Congreso.