El precio del crudo en Nueva York cayó 5.7% la sesión de este martes, un día después de haber subido más de 14% tras los ataques del fin de semana contra instalaciones petroleras saudíes.

El barril de WTI para entrega en octubre se dejó 3.56 dólares y cerró en un nivel de 59.34 dólares. A pocos minutos del cierre de Londres, el barril de Brent bajaba allí 6.14% para colocarse en los 64.78 dólares.

Los ataques del pasado sábado elevaron las chances de un grave impacto en los suministros globales en un mercado que en los últimos meses había estado preocupado por la menor demanda, en vista de la desaceleración económica y de la guerra comercial entre Estados Unidos y China.

Los ataques a las instalaciones de procesamiento de crudo de Saudi Aramco en Abqaiq y Khurais redujeron su producción en 5.7 millones de barriles por día, por lo que se puso en duda que el principal productor de crudo del mundo tuviera capacidad para mantener sus exportaciones de petróleo.

La jornada del lunes, los precios escalaron casi 20% en un solo día de operaciones, en respuesta a los ataques de rebeldes yemeníes, la mayor alza en casi 30 años, antes de cerrar con un aumento de 15%, un máximo de cuatro meses.