El crudo cotizó a la baja este viernes, en medio de un número creciente de casos de coronavirus en Estados Unidos y China, y por un fuerte aumento de la producción estadounidense.

Los futuros del Brent perdieron 3 centavos a 40.91 dólares por barril, para retroceder un 1% en la semana. Los futuros del West Texas Intermediate (WTI) perdieron 23 centavos a 38.49 dólares el barril y en la semana perdieron un 1.6 por ciento.

Más temprano, los precios subieron por el optimismo en torno a un aumento de la demanda de combustible, pero este avance se diluyó por el temor a que el nuevo brote de infecciones de Covid-19 en los grandes estados de Estados Unidos pueda frenar recuperación de la demanda.

Los casos de coronavirus han aumentado considerablemente en California, Texas y Florida, los tres estados más poblados de Estados Unidos.

El viernes por la mañana el gobernador de Texas, Greg Abbott, revirtió el plan de reapertura del estado y ordenó el cierre de la mayoría de los bares debido al aumento en los casos.

Eso podría socavar el aumento constante en la producción de productos refinados, en momentos en que las refinerías estadounidenses operan a casi el 75% de su capacidad, según datos del gobierno.

El panorama económico global además ha empeorado o en el mejor de los casos permanecido en los mismo niveles en el último mes, afirmaron una mayoría de economistas consultados en un sondeo de Reuters. La recesión que está en camino sería más grave de lo que decían pronósticos anteriores.