Los precios del crudo cerraron en baja el lunes, recortando sus fuertes pérdidas debido a los débiles datos económicos chinos después de que fuentes dijeron a Reuters que la OPEP y sus aliados creen que los mercados no necesitan más petróleo del que planean liberar en los próximos meses.

El crudo Brent bajó 1.08 dólares, o un 1.53%, a 69.51 dólares el barril, después de haber caído previamente a 68.14 dólares. El petróleo estadounidense West Texas Intermediate (WTI) cayó 1.15 dólares, o un 1.68%, a 67.29 dólares tras tocar mínimos de 65.73 dólares el barril.

El mercado había caído más de un 3% previamente en la sesión tras datos que mostraron que el crecimiento de la producción fabril y de las ventas minoristas en China se desaceleraron con fuerza en julio, por debajo de las expectativas, mientras las inundaciones y los nuevos brotes de Covid-19 afectaban a la actividad de los negocios.

El procesamiento de crudo chino también bajó el mes pasado a su menor nivel sobre una base diaria desde mayo de 2020, ya que refinadores independientes recortaron sus producción ante el ajuste de las cuotas, elevados inventarios y un descenso de los beneficios. China es el mayor importador petrolero mundial.

Sin embargo, los precios se recuperaron levemente después de que fuentes de la OPEP+, que comprende la Organización de Países Exportadores de Petróleo y sus aliados, dijeron que no había necesidad de liberar más crudo a pesar de la presión de Estados Unidos para agregar oferta y frenar los precios.

La OPEP+ acordó en julio aumentar la producción en 400,000 barriles por día al mes a partir de agosto hasta que sus actuales reducciones de producción de petróleo de 5.8 millones de bpd se eliminen por completo.

Dos de las fuentes de la OPEP+ dijeron que los últimos datos de la OPEP y de la Agencia Internacional de Energía (AIE), también indicaron que no había necesidad de más producción de petróleo.

La AIE dijo la semana pasada que la creciente demanda de crudo revirtió su curso en julio y se espera que aumente a un ritmo más lento durante el resto de 2021 ante el incremento de infecciones con la variante Delta del Covid-19.

kg