Los precios del crudo caían este lunes, mientras los inversores esperaban una decisión del grupo productor OPEP+ sobre si extiende sus grandes recortes de bombeo para equilibrar los mercados globales, aunque las esperanzas sobre la vacuna mantenían a los referenciales rumbo a cerrar noviembre al alza.

A las 10:17 GMT, los futuros del crudo Brent para enero , que expirarán más tarde el lunes, perdían 1 dólar, o un 2.08%, a 47.18 dólares el barril, mientras que el contrato más activo para febrero operaba 47.29 dólares el barril, un declive de 96 centavos.

Por su parte, los futuros del West Texas Intermediate en Estados Unidos (WTI) para enero cedían 74 centavos, o 1.63%, a 44.79 dólares el barril.

El optimismo de la semana pasada está sufriendo un impacto esta mañana y las posiciones largas se están dirigiendo hacia la salida antes de las conversaciones de la OPEP+", dijo Tamas Varga, de la correduría PVM.

"Será duro convencer a algunos países miembro sobre una mayor disciplina productora y, en caso de que haya efectos secundarios inesperados, los productores no se verán perjudicados solo por las repercusiones en los precios, sino que también la existencia general de la alianza OPEP será puesta en duda", agregó.

En los dos días de conversaciones de la OPEP+ que comienzan el lunes, los integrantes del grupo estudiarán si extienden los recortes vigentes durante tres o cuatro meses o si aumentan de forma gradual la producción desde enero, dijeron fuentes de la alianza a Reuters.

El Brent y WTI se encaminan a subir más del 20% en noviembre, la ganancia mensual más sólida desde mayo, impulsados por esperanzas sobre tres prometedoras vacunas contra el coronavirus que podrían limitar la propagación de la enfermedad y respaldar, por tanto, la demanda de combustible.

En otro desarrollo positivo para el mercado petrolero, la actividad fabril de China se expandió a su ritmo más rápido en más de tres años en noviembre, manteniéndose en línea para ser la primera gran economía que se recupera por completo de la crisis del coronavirus.