Los precios del petróleo se dispararon el viernes y los futuros del crudo en Estados Unidos cerraron mayo con ganancias mensuales récord, en medio de la esperanza de que el acuerdo comercial entre Estados Unidos y China se mantenga intacto y de una caída de la producción de crudo.

Los futuros del crudo West Texas Intermediate para entrega en julio ganaron 1.78 dólares, o un 5.3% a 35.49 dólares por barril.

El crudo Brent para julio cerró en 35.33 dólares por barril, una ganancia de 4 centavos. Sin embargo, el contrato más activo para agosto terminó con una subida de 1.8 dólares, o cerca de 5.0%, a 37.84 dólares.

Ambos referenciales registraron fuertes aumentos mensuales debido a la caída de la producción mundial y a las expectativas de un crecimiento de la demanda, a medida que partes de Estados Unidos, incluida la ciudad de Nueva York, y otros países retoman cierta normalidad tras las cuarentenas relacionadas con el coronavirus.

El WTI registró un aumento mensual histórico de 88% después de negociar en negativo el mes pasado. El Brent, en tanto, logró un aumento de alrededor del 40%, en su mayor rebote mensual desde marzo de 1999.

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, dijo que su gobierno comenzará a eliminar el trato especial para Hong Kong en respuesta a los planes de China de imponer una nueva legislación de seguridad en el territorio, pero no dijo que la primera fase del acuerdo comercial entre Washington y Pekín estuviera en peligro.

Eso sin duda agradó a los inversores petroleros, que han estado preocupados de que un quiebre en las relaciones comerciales perjudique aún más el consumo de petróleo.

"Había mucho nerviosismo en torno a esta conferencia de prensa, por lo que parece que el peor escenario no está aflorando", dijo John Kilduff, socio de Again Capital Management en Nueva York.