Los precios del petróleo subieron el miércoles, después de que los inventarios de crudo en Estados Unidos cayeron a su menor nivel en tres años mientras la actividad de refinación se recupera del impacto de tormentas recientes.

Las existencias de crudo disminuyeron en 3.5 millones de barriles en la semana al 17 de septiembre a 414 millones de barriles, informó el miércoles la gubernamental Administración de Información de Energía (EIA, por su sigla en inglés).

Los futuros del crudo West Texas Intermediate (WTI) de Estados Unidos subieron 1.74 dólares, o un 2.5%, a 72.23 dólares por barril. Los futuros del petróleo Brent, en tanto, ganaron 1.83 dólares, o un 2.5%, a 76.19 dólares por barril.

Las instalaciones petrolíferas del Golfo de México siguen volviendo a la normalidad, con un aumento de producción de 500,000 bpd en la última semana hasta 10.6 millones de bpd, según la EIA.

BP dijo el miércoles que sus cuatro instalaciones en alta mar en la región han reanudado las operaciones después del huracán Ida, y que volvieron a funcionar y a producir a partir del 12 de septiembre.

Las dificultades de los miembros de la OPEP para aumentar la producción también han servido de apoyo al crudo. El alza de los precios en otros mercados, como el del gas natural, también ha apoyado al petróleo, ya que la escasez del mercado energético ha provocado una crisis de suministro en Europa y Asia.

"Dada la variedad de factores de apoyo en el espacio energético, en particular los altísimos precios del gas natural (...) es probable que las caídas de los precios en este momento sean de corta duración", dijo Jeffrey Halley, analista de la corredora OANDA.

El ministro de Petróleo de Irak dijo que la OPEP y sus aliados están trabajando para mantener los precios del crudo cerca de los 70 dólares por barril mientras la economía mundial se recupera, informó el miércoles la agencia estatal de noticias INA.

kg