Las reservas comerciales de petróleo crudo en Estados Unidos bajaron fuertemente por tercera semana seguida, al igual que las de gasolina y otros destilados, e impulsaron las cotizaciones del oro negro en Londres y Nueva York a máximos desde marzo.

En Londres el barril de Brent del mar del Norte para entrega en octubre ganó 2.1% a 45.43 dólares.

Y en Nueva York el barril de West Texas Intermediate (WTI) para el mes de setiembre subió 2.5% a 42.67 dólares.

Las reservas comerciales de crudo en Estados Unidos bajaron 4.5 millones de barriles (mb) a 514.1 mb en la semana que terminó el 7 de agosto, luego de caer 18 mb en las dos semanas anteriores, según el informe semanal de la Agencia de Información sobre Energía (EIA) publicado el miércoles.

Los analistas esperaban un repliegue de 2.2 millones de barriles, prácticamente la mitad.

Las reservas estratégicas de petróleo, de su lado, cayeron 2.2 mb.

En tanto la producción estadounidense de crudo también volvió a bajar, a un promedio de 10.7 mb diarios (mbd).

Las refinerías trabajaron a 81% de su capacidad, algo por encima de la semana anterior (79.6 por ciento).

En Cushing, Oklahoma, donde se almacenan las reservas de petróleo que sirven de referencia al WTI cotizado en Nueva York, los stocks aumentaron 1.3 mb a 53.3 mb.

Pero en la región del Golfo de México bajaron 6.7 millones de barriles.

Las exportaciones de crudo aumentaron y pasaron de 2.82 mbd a 3.14 mbd, mientras que las importaciones bajaron de 6.01 mbd a 5.62 mbd.

Las reservas de gasolina en tanto bajaron en 700,000 barriles, algo más que el repliegue de 400,000 barriles esperado por los analistas.

Los stocks de productos destilados como carburante para calefacción o para avión también bajaron, 2.3 mb frente a un alza de 1 mb pronosticada.

Los estadounidenses consumieron una media de 18.5 mbd durante las últimas cuatro semanas, en ligera alza sobre el reporte anterior, pero en baja de 14.3% sobre igual período del año pasado.

La suba de las cotizaciones es frágil, destaca sin embargo Bjarne Schieldrop, de SEB.

"El riesgo de una segunda ola de Covid-19 en otoño (boreal) es alto, la reactivación de la demanda de gasolina en Estados Unidos se agota, y la OPEP y sus aliados (Opep+) aumentan su producción en agosto y varios miembros están listos para superar los límites (de un acuerdo de reducción de extracción) en setiembre", señaló en una nota.

En este contexto, será difícil para el WTI subir de forma duradera por encima de los 45 dólares en los próximos meses, señalaron los analistas de TD Securities.

kg