Los precios del petróleo cerraron en alza el martes tras fuertes datos de importación de China, pero el avance fue contenido por los temores de que la pausa en la inmunización con las vacunas de Johnson & Johnson (J&J) contra el coronavirus pueda retrasar la recuperación económica y limitar la demanda.

Los futuros del Brent subieron 39 centavos, o 0.6%, a 63.67 dólares el barril, mientras que los del crudo en Estados Unidos ganaron 48 centavos, o un 0.8%, a 60.28 dólares el barril. Ambos contratos han registrado cambios de menos de 1% en cinco sesiones seguidas.

Las exportaciones chinas crecieron a un ritmo robusto en marzo, en otro impulso a la recuperación económica de la nación mientras la demanda global mejora gracias al progreso en las vacunaciones contra el Covid-19 en todo el mundo, y el crecimiento de las importaciones tocó su máximo en cuatro años.

Las importaciones petroleras hacia China saltaron un 21% en marzo desde una base baja de comparación de un año antes, mientras los refinadores aumentaban sus operaciones.

En un reporte mensual conocido el martes, la OPEP elevó su previsión de demanda petrolera para 2021 en 70,000 barriles, a un crecimiento de 5.95 millones de barriles por día (bpd), o un 6,6%.

Los precios también se vieron respaldados por expectativas de que las existencias petroleras en Estados Unidos hayan caído la semana pasada por tercera semana consecutiva, mientras que es probable que los inventarios de destilados y gasolina crecieran, mostró un sondeo preliminar de Reuters el lunes.

Las agencias federales de salud en Estados Unidos recomendaron el martes suspender el uso de la vacuna contra el Covid-19 de Johnson & Johnson de dosis única, después de que seis personas sufrieran un raro trastorno relacionado con coágulos sanguíneos, en un nuevo revés para los esfuerzos por controlar la pandemia.

rrg