Los precios del petróleo cayeron un 1% el lunes, debido a que los inversores cambiaron su foco desde las tensiones en Oriente Medio a la baja en la demanda, tras los datos de la semana pasada que mostraron un alza en los inventarios de combustibles en Estados Unidos.

El referencial Brent cayó 78 centavos, o un 1.2%, a 64.20 dólares por barril, mientras que el West Texas Intermediate (WTI) retrocedió 96 centavos, o un 1.63%, a 58.08 dólares el barril respecto a los valores de la sesión anterior.

Los bajos márgenes de las refinerías de Estados Unidos para los productos derivados del petróleo han afectado a los precios del crudo, particularmente debido a la baja demanda invernal de combustible para calefacción.

"Es difícil que el petróleo suba si las refinerías continúan perdiendo dinero o, en el mejor de los casos, alcanzan el punto de equilibrio con la gasolina", dijo Tom Kloza, jefe global de análisis de energía de Oil Price Information Service.

Las existencias de petróleo, gasolina y destilados en Estados Unidos subieron la semana pasada, dijo el miércoles la gubernamental Administración de Información de Energía (EIA).

El crudo tocó un máximo de casi cuatro meses después de que un ataque de Estados Unidos mató a un comandante iraní e Irán tomó represalias con misiles contra bases estadounidenses en Irak. Pero el barril retrocedió luego de que Washington y Teherán pusieron paños fríos a su crisis.

La semana pasada, el Brent llegó a los 71.75 dólares por barril antes de cerrar el viernes por debajo de 65 dólares.

"La caída de los precios se produjo cuando los participantes del mercado concluyeron que a pesar del aumento significativo de la tensión entre Estados Unidos e Irán, es poco probable que la producción de petróleo se vea afectada", dijo Tamas Varga, corredor de petróleo de PVM.