El petróleo subió el miércoles 8 de julio debido a que el consumo de gasolina en Estados Unidos mostró señales de recuperación, pero el alza de los precios se vio limitado por el aumento de los inventarios de crudo y de las infecciones por coronavirus.

Los futuros del referencial internacional Brent ganaron 21 centavos, o un 0.49%, a 43.29 dólares el barril, mientras que los del West Texas Intermediate en Estados Unidos (WTI) avanzaron 28 centavos, o un 0.69%, a 40.90 dólares el barril.

Ambos referenciales registraron su cuarta sesión de cambios diarios porcentuales de menos del 1% en cualquier dirección, desestimando noticias de que el Libia, miembro de la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP), estaba aumentando suministros al reabrir su terminal de exportaciones de crudo Es Sider.

Los inventarios de gasolina en Estados Unidos cayeron en 4.8 millones de barriles a medida que la demanda aumentó a 8.8 millones de barriles por día, la cifra más alta desde el 20 de marzo, según datos de la Administración de Información de Energía publicados el miércoles.

La utilización de las refinerías aumentó en un 2%, pero todavía estaba alrededor de un 17% por debajo que en el mismo período del año pasado.

 "Si bien un gran consumo de gasolina en el verano (boreal) es saludable, Estados Unidos está realmente cerca de máximos históricos en el almacenamiento de petróleo crudo y destilado, que no es tan saludable", dijo Bob Yawger, director de futuros de energía en Mizuho.

El último aumento en los casos de coronavirus en Estados Unidos, donde el total de contagios supera los 3 millones, ha reducido las esperanzas de una rápida recuperación en la demanda de petróleo, golpeada por los cierres globales para evitar la propagación del virus.

Ministros del grupo OPEP+, que incluye a la OPEP, Rusia y otros productores, sostendrán conversaciones la próxima semana sobre su acuerdo de recortes de producción récord que se extenderán hasta fines de julio y luego comenzarán a disminuir.

kg